Un perro, un gato, ¿cuál crees que es tu mascota?

perro-y-gato-amigos

Escrito por Rocío R. Gavira (@RocioRGavira)

Un cachorro despeluchado o un minino juguetón pueden encandilar con sus carantoñas nada más verlos. Quien tenga una mascota en casa, conoce la responsabilidad que implica un perro o un gato: vacunas, sacar al can a la calle, el arenero para los felinos… Hasta la infinita paciencia que hay que desarrollar en el proceso de educación porque, en el caso de los cachorros, pueden morder zapatillas, arañar paredes y sofás, entre otras travesuras. 

“Lo primero que habría que plantearse es si nuestra situación familiar, económica y laboral nos permite tener un animal”, dice Marisa López Leyva, veterinaria en Granada. En el caso de una familia, es muy importante que todos los miembros estén de acuerdo y comprometidos con el animal. Con suerte, una de estas mascotas estará a nuestro lado una media de diez años. “Hay muchos casos de abandono que se producen por tomar una decisión precipitada”, señala Marisa que insiste en que una mascota no es un capricho. El factor económico también influye, puesto que habrá una serie de gastos veterinarios, de alimentación, además de algún juguete o su lugar para dormir. Así como el tiempo que invertiremos en nuestro perro o gato, desde juegos hasta pasear al aire libre de forma habitual, cuestiones relevantes para crear un vínculo entre animal y ser humano.

Una vez construida esta base, elegir entre un perro o un gato va a depender, sobre todo, de la preferencia de cada uno. Al igual que decidirse entre una mascota de raza o una que sea cruzada, las cuales son más resistentes a las enfermedades “porque no hay patologías asociadas a la raza, como la displasia de cadera en el pastor alemán o el labrador”. El carácter independiente de los felinos hace que sean más fácil tenerlos, sobre todo para las personas que “tienen poco tiempo o que son más caseras”, explica la veterinaria. A los gatos no hay que sacarlos a pasear, pero sí limpiarle su arenero, peinarlos si son de pelo largo y jugar con ellos.

varioss-gatos

Si la persona o la familia en cuestión vive en un piso, lo idóneo sería tener perros de tamaño pequeño y carácter tranquilo. En general, “cualquier perro se puede adaptar a un espacio reducido”, apunta Marisa. Lo único que un can más grande o más activo necesitará que sus paseos sean más largos, soltarlo para que desfogue energía y mayor ejercicio. Por supuesto, una casa con jardín facilita las cosas para ambas especies, pero ojo, “razas como el chihuahua se helaría de frío si tiene que dormir en pleno enero en Granada en un patio o un jardín”.

Las personas mayores pueden escoger de compañero de vida a un perro adulto, tranquilo y preferiblemente de tamaño pequeño, para que a la hora del paseo sea más relajado, sin los tirones de un can joven. Sin ir más lejos, hace unas semanas diez perros de Amigos de los Animales, que están en adopción, participaron en un curso de Terapia Asistida  en el que interactuaron con personas mayores y demostraron su buen comportamiento.

Para los deportistas que les guste salir a correr o la bicicleta, por ejemplo, encajaría en su modo de vida cualquier perro activo como un podenco o un galgo. “Nada de pensar en razas braquicefálicas como el bulldog francés, el bulldog inglés o el carlino”, comenta la veterinaria.

En las familias, son los niños los que siempre quieren una mascota. Para los críos, nada mejor que un cachorro con el crecer casi juntos, algo que les ayuda a fomentar el cariño, el respeto por los animales, “y a ser responsables con los cuidados y el compromiso que requieren”.

Sea un perro, sea un gato, sea de raza o sea cruzado el que elijas, tener un animal de compañía, asegura Marisa López, “es una de mejores las experiencias. Cualquier pequeño sacrificio que hagamos por ellos será recompensado con creces. Si pensamos con la cabeza qué perro o gato nos conviene y somos responsables de nuestras decisiones, se convertirá en uno más de la familia”.

5 comentarios en Un perro, un gato, ¿cuál crees que es tu mascota?

  1. A. G. D
    8 Abril, 2013 at 11:03 am (4 años hace)

    Pues yo tengo 3 perros y dos gatos!!! Se llevan muy bien, no se pelean y raras veces me han hecho alguna “trastada”; están muy bien educados, hasta el punto de que los vecinos no saben cuántos “bichos” conviven en la casa. Es una cuestión de paciencia, educación, responsabilidad y cariño. Saludos y enhorabuena por el post.

    Responder
    • Rocío R. Gavira
      Rocío R. Gavira
      8 Abril, 2013 at 11:58 am (4 años hace)

      Hala, cinco peludetes. Tienes suerte de que no te hayan hecho ninguna trastada, claro está que no todos los perros y los gatos son iguales, solo es una posibilidad. Te admiro por tener cinco y tan bien educados.

      Gracias por tus palabras. Espero seguir viéndote por aquí 😉

      Responder
  2. LAURA
    8 Abril, 2013 at 3:36 pm (4 años hace)

    En mi patio tenemos una gata, un gato y un conejo. Los tres comen, juegan y duermen juntos. Eso sí, ensucian como ellos solos, pero ¿y la gracia que tiene verlos a los tres? Si el conejo cree que es un fato, todo el día detrás de la gata.

    Responder
    • Rocío R. Gavira
      Rocío R. Gavira
      9 Abril, 2013 at 9:18 pm (4 años hace)

      La escena, al menos en la imaginación, es bastante cómica. Te lo pasarás de lo lindo viéndolos jugar.

      Responder
  3. Manipuladora de Alimentos
    31 Julio, 2013 at 1:29 pm (4 años hace)

    Preciosas esas imagenes muy tiernas

    Responder

Responder