Adiós, Vynut

Vynut disfrutó también de la playa.:: NATALIA

Vynut disfrutó también de la playa.:: NATALIA

Escrito por Rocío R. Gavira (@RocioRGavira)

Hace unos días me acordé de Vynut pensando en un próximo reportaje, en cómo estaría. Tristes casualidades de la vida, este fin de semana ha fallecido. Su cuerpo no aguantó los problemas hepáticos, neurológicos, y crecidas óseas que se desarrollaron en su interior en las últimas semanas.

Hay imágenes que se le quedan a una clavadas en la mente. De la mía jamás se irán las de Vynut, el segundo caso que hice de maltrato animal. En junio de 2012, la asociación Ladridos Vagabundos me envió unas fotografías muy duras: las de un perro que no parecía tal. Era un saco de huesos comido por su propia piel, con úlceras como manos de grandes. No tenía prácticamente pelo, y en sus ojos se asomaba el miedo. En esas circunstancias se encontraron a Vynut abandonado en una carretera de Córdoba, sin fuerzas y asustado de la mano del hombre (pincha aquí para ver el reportaje, el vídeo es duro). 

Jamás pensé que lloraría por una animal y esa fue la primera vez. Me quedé bloqueada ante el ordenador, mirando una y otra vez las catorce imágenes. No entendía como ese perro seguía vivo. Ni entendía que un malnacido hubiera cometido tal barbaridad. Se pasó varios días ingresado en la clínica Campanilla y cuando estaba más recuperado, se fue con su familia de acogida, Natalia. Esta joven era la primera vez que cuidaba de un perro en estas circunstancias, había que hacerle muchas curas y tenía varios medicamentos que tomar. Pero sin duda, Natalia le ha dado el mejor año de su vida.

Les visité unas semanas después para hacer el reportaje. Vynut tenía más pelo, las heridas con mejor aspecto y lo mejor de todo es que se volvía loco con las salchichas. Le faltaba tiempo para salir de su cama, a pesar de su poca movilidad entonces, y quitársela de las manos a Natalia. Con qué gusto se relamía el tío. Era muy cariñoso y no se asustaba, olisqueaba la cámara. Eso sí, cuando Natalia le curaba las heridas, gruñía de dolor.

Un mes y poco después, en ideal.es hicimos un repaso de los casos de animales abandonados y maltratados en 2012. Natalia me envió un vídeo en el que se ve a un perro totalmente diferente, caminando como cualquier otro por la calle, jugando y con un brillante pelo negro. Ya no quedaba rastro de sus heridas y no habían pasado ni dos meses.

La última vez que vi a Vynut fue en diciembre. Entre las protectoras de animales de Granada (que no perreras, dato importante) y los protagonistas de los casos que recogimos en ideal.es sobre abandono y maltrato animal, hicimos un vídeo de concienciación para la Navidad. Si en agosto Vynut era otro, en diciembre estaba irreconocible. Mucho más gordito y con una vitalidad increíble, incluso con el instinto clásico de perseguir a los gatos por la calle. Aquí Natalia dejó su timidez a un lado para aparecer con él en este vídeo:

Solo vi en persona a Vynut un par de veces, pero saber que pasó del sufrimiento más brutal a ser feliz en su casa de acogida, era una gran alegría. Ahora su cuerpo de ocho años de edad no ha aguantado más y este fin de semana lo han tenido que sacrificar. No había ninguna esperanza de que pudiera vivir. Ya no se movía de su cama, no podía hacer sus necesidades, y casi no estaba comiendo. Ya sufrió bastante en su momento, y ahora descansa.

Natalia le ha dado lo mejor en su último año de vida, el calor de una familia. Le dedica estas palabras:

“Mi queridísimo Vynut: Ya te has ido y no entiendo, ¿por qué no estás aquí conmigo? Sabía que estabas malito y que tu situación no era nada buena, pero jamás imaginé que sería tan repentino. Te llevamos el jueves al veterinario y el viernes recibí la noticia más dura, no había solución y tus problemas físicos superaban tus ganas de vivir. Problemas hepáticos demasiado graves, problemas neurológicos, crecidas óseas (quizás tumorales) junto a un sinfín de complicaciones. Lo único que pude hacer fue llevarte tu camita para que ahí pudieras encontrar descanso eterno. Ojalá hubiera sucedido en casa. 

Te marchaste como viniste: cansado y con la mirada llena del agradecimiento más infinito. Sostenía tu cabecita en una mano mientras te acariciaba con la otra, esperaba que los dos encontráramos consuelo de esta forma, esperaba también memorizar el tacto de la amistad más pura. 

Qué duro es ver que no estás donde siempre, qué duro es buscarte y no encontrarte por ninguna parte, me siento extraña. Tengo el orgullo de decir que tu último año lo has vivido conmigo, que te he dado todo el amor y el calor que quizás nunca hayas tenido, que has sido mi mejor amigo. 

Gracias por dejar que te curara, gracias por quererme, por enseñarme y respetarme, gracias Vynut, por todos los valores que me has transmitido y todas las cosas que me has hecho comprender. 

Te quiero mucho, Natalia.”

15 comentarios en Adiós, Vynut

  1. Margarita
    30 Abril, 2013 at 7:45 am (4 años hace)

    ¡Cuánto lo siento! Es tristísimo cuando uno de nuestros compañeros nos abandonan, pero es terrible recibir la noticia de, a pesar de las ganas de vivir, no hay esperanza de vida, sólo de sufrimiento y tener que tomar la decisión de poner fin a ese sufrimiento y, por ende, a esa vida. Me tocó hacerlo hace tres años con una de mis gatas y fue durísimo. Sin embargo, es también un acto de amor inmenso y Natalia debe encontrar consuelo para ese dolor en ese acto. Tanto mi Mimi como Vynut murieron rodeados de amor y todo el amor que Natalia le dio en su último año de vida habrán servido para borrar el sufrimiento que algún monstruo indeseable le causó. Sé que hay poco consuelo en las palabras, pero me gustaría que Natalia supiera que el dolor que siente ahora es el fruto de ese amor, de que Vynut en realidad no se ha ido porque la muerte física no puede acabar con el amor. Natalia, sufres por su ausencia física, una ausencia que has causado para evitarle un sufrimiento inútil; tú sufres ahora para que él haya dejado de sufrir. ¿No te parece un acto de generosidad y de AMOR indescriptible? Sé perfectamente por lo que estás pasando y te mando un abrazo enorme. Gracias por haberle dado un hogar y gracias a Rocío por haber hecho que Vynut forme parte ya de nuestras vidas.

    Responder
    • Rocío R. Gavira
      Rocío R. Gavira
      2 Mayo, 2013 at 8:35 pm (4 años hace)

      Gracias por tus palabras, Margarita. El año de felicidad de Vynut borró todo el sufrimiento que padeció y ahora, al fin, descansa.

      Responder
  2. ARRIKITOWN
    30 Abril, 2013 at 9:57 am (4 años hace)

    Gracias a Natalia y a toda la gente que ayudó a Vynut a tener una vida mejor. Algún día, gracias a gente como vosotros, estos casos no volverán a repetirse.

    Mucho ánimo. 🙂

    Responder
    • Rocío R. Gavira
      Rocío R. Gavira
      30 Abril, 2013 at 12:25 pm (4 años hace)

      Contra mayor sea el número de gente convencida de ello, mejor 😉

      Responder
  3. carlos
    30 Abril, 2013 at 11:10 am (4 años hace)

    Una pena, desde luego, pero no olvidéis el sufrimiento que padecen todos esos animales que os coméis. Una fábrica de carne es el infierno para cualquier ser, un infierno que está en vuestra mano evitar.

    http://www.haztevegetariano.com/

    Responder
    • Margarita
      30 Abril, 2013 at 10:44 pm (4 años hace)

      Totalmente de acuerdo. Soy vegetariana, tirando para vegana, por respeto a la vida de los animales. Y, en respuesta a Machete – cuyo comentario está aquí abajo – efectivamente, las plantas son seres vivos pero, que yo sepa, no tienen una red de transmisores neuronales que les haga pasar miedo, dolor, alegría… vamos, que no sufren. Los animales – humanos y no humanos – sí y es eso lo que nos lleva a muchos a decidir no alimentarnos de ellos. La opción vegetariana merece más respeto que el que tú demuestras tildándola de hipócrita.

      Responder
      • sandra
        11 Mayo, 2013 at 1:00 pm (4 años hace)

        Para mi lo peor no es comer animales, si no el tratamiento que tienen hoy en día la vida animal, considerada como un “producto” más que puede ser comercializado y vendido. Sin respeto por sus condiciones de vida, por sus sentimientos, por su derecho a la vida y a la libertad. Si los animales vivieran libres, y de vez en cuando cazaramos uno para comer… es lo normal en la naturaleza. Pero logicamente primero comeríamos muchos menos y por otra parte todos los animales serían libres hasta el momento de su muerte que a fin de cuentas todos debemos morir de una forma u otra. Por eso soy vegetariana hoy en día y no lo sería si la industria cárnica no fuera una industria.

        Responder
  4. Machete
    30 Abril, 2013 at 2:43 pm (4 años hace)

    Por esa regla de 3 las plantas son seres vivos asi que vamos a alimentarnos del aire, hipocresia…

    Responder
    • Rocío R. Gavira
      Rocío R. Gavira
      2 Mayo, 2013 at 8:34 pm (4 años hace)

      Cada cual que haga lo que considere, no todos podemos compartir las mismas opiniones sobre este tema. Si unos quieren ser vegetarianos, que lo sean. Si otros no, que lo sean. Pero no creo que sea necesario tacharlo de nada.

      Responder
  5. Veronica
    1 Mayo, 2013 at 10:16 am (4 años hace)

    Yo soy voluntaria de Ladridos Vagabundos de Granada, mi amiga Laura y yo fuimos a recoger a Vynut a Córdoba cuando nos enteramos de su caso.

    Lo hemos pasado muy mal con su fallecimiento…. hemos escrito una noticia en nuestra web despidiéndonos.

    Gracias a Rocío por haber publicado otra noticia sobre él y así dar a conocer los casos tan crueles de maltrato, Vynut tenía marcas de haber estado encerrado en un sitio duro y pequeño muchísimo tiempo, tenia ulceras de apoyarse en el duro suelo, atrofiado por no moverse durante muchísimo tiempo, desnutrido y deshidratado, sin pelo, muy enfermo de la leishmaniosis. Después lo abandonaron en una carretera..

    No consigo parar de llorar al leer la noticia y recordarle.

    Responder
  6. Laura
    2 Mayo, 2013 at 12:43 pm (4 años hace)

    Soy Laura, la voluntaria que ha nombrado Verónica.

    Quiero agradecer a Rocío su atención y preocupación por este y otros casos, porque está claro que la gente debe conocer qué les estamos haciendo a seres tan indefensos. Lo que vemos los voluntarios de las asociaciones de animales a muchos les dejaría sin respiración y no creo que la gente realmente sepa hasta qué punto los animales sufren nuestra estupidez y crueldad.

    La labor de Rocío publicando en los medios de comunicación los asuntos de las asociaciones es tan importante como la del voluntario que recoge al animal de la carretera. Es un trabajo de equipo, sin ayuda no podemos continuar. Juntos cambiaremos esta situación, no me cabe duda.

    Me duele tanto que Vynut no esté, realmente aún no me lo creo, me duele demasiado, quería tanto a ese animal… pero estoy muy orgullosa de nuestro trabajo, Vynut se fue con algo muy claro en su mente: eramos muchos los que lo queríamos y no lo olvidaremos.

    Adiós mi pequeño angelito. Algún día volveremos a vernos. Descansa en paz.

    Responder
    • Rocío R. Gavira
      Rocío R. Gavira
      2 Mayo, 2013 at 8:30 pm (4 años hace)

      Creo que nunca se nos olvidará este pequeño come salchichas 🙂 El trabajo en equipo, en conjunto es muy importante y que poco a poco sean más personas conscientes de toda esta situación. Lo primero que hay que combatir es la ignorancia.

      Responder
  7. Susana Ramírez
    2 Mayo, 2013 at 3:21 pm (4 años hace)

    Que tristeza más grande cuando me he enterado de tu muerte Vynut, te seguí lo que pude a través de internet en tu odisea hacia la recuperación, me alegré tantísimo de ver lo bien que ibas y de lo guapo que te puso tu mami Natalia, sin embargo hoy solo tengo lágrimas por tu pérdida, no te conocí pero te tenía en mi mente y tuve el consuelo de que ya eras feliz, y lo has sido el tiempo suficiente para conocer el amor y la lealtad de un ser humano, Natalia.
    Para ti Natalia que tampoco te conozco, solo siéntete orgullosa de lo que has hecho, junto con las personas que te han ayudado con Vynut y que gracias a ti fue feliz.
    Un beso Vynut. Un beso Natalia.

    Responder
  8. Rocío R. Gavira
    Rocío R. Gavira
    2 Mayo, 2013 at 8:32 pm (4 años hace)

    Natalia lo ha hecho genial y probablemente, Vynut ha sido más feliz en este último años que el resto de su vida.

    Responder

Responder