Hasta dar con su muerte

Momento en el que uno de los lanceros clava una lanza a Vulcano.:: EFE

Momento en el que uno de los lanceros clava una lanza a Vulcano.:: EFE

Un año más se ha celebrado el Torneo del Toro de la Vega rodeado de polémica por celebrar su penosa costumbre medieval

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira

Torneo del Toro de la Vega le llaman. Los de Tordesillas dicen que es una tradición, que forma parte de su cultura. Es su fiesta popular. Su gran Torneo del Toro de la Vega, definido por ellos mismos y las noticias de los últimos días, no consiste en otra cosa que en clavarle lanzas al toro hasta dar con su muerte. Decenas de hombres a pie y a caballo que clavan lanzas al Toro de la Vega con el único fin de matarlo. Y se creen valientes.

La primera referencia sobre el Toro de la Vega data del año 1534. Más de 400 toros muertos a manos de los lanceros. Dice la tradición de este pueblo, que si el toro tiene la suerte de pasar los límites del torneo o los hombres no consiguieran darle muerte, se le indultará. Hecho que solo ha ocurrido dos veces en la historia del Toro de la Vega. Y encima, el toro, tendrá que dar hasta las gracias. Son unos bárbaros.

En el Toro de la Vega de este 2013 los lanceros se divirtieron al acabar con la vida de Vulcano. El alcalde de Tordesillas definía este torneo como “limpio” y “peligroso”. ¿”Limpio” para quién? ¿Un toro contra cincuenta personas armadas con lanzas, a pie y a caballo, es un torneo “limpio”? ¿Y peligroso? Imagino que este defensor de su fiesta popular se refiere a las siete personas que hirió Vulcano, una de ellas un menor. Quisiera saber qué hace un menor en medio de ese embolao. He ahí su educación. Sí, el toro hirió a siete personas. Pero creo que nadie se ha molestado en contar cuántas marcas de lanzas se ha llevado Vulcano en su piel ensangrentada a manos de los cincuenta lanceros. Según ellos, el toro no sufre. Quizás hayan probado a clavarse ellos mismos las lanzas, quizá no duela. Son unos ignorantes.

Las palabras del gran vencedor son dignas de enmarcarlas en un cuadro: “Estoy orgulloso y contento”. Sin duda toda una hazaña la de este tordesillano con la que deja ver su valentía e inteligencia, rasgos que, según los entendidos, caracterizan a los de este combate: “Primero le he dado una lanzada sin haberle dado. Y luego he arrancado palos que estaban ahí en el árbol y es cuando he entrado a darle la segunda”. Cobarde.

Precisamente uno de los entendidos se pavoneaba los últimos días con su ética: “Cada año los partidos animalistas atacan de forma despiadada una celebración en la que se ponen de manifiesto los mejores valores de una persona: valentía, el afán de superación y la inteligencia para superar al toro”. Son las palabras de Miguel Ángel Quintana, profesor universitario de ética periodística. Y no ha sido el único profesor universitario que ha declarado tales perlas. Frente a ellos se encuentra esta niña de la fotografía, Mónica. Tiene 11 años y pertenece a la protectora El Cuarto Hocico, formada y fundada por niños (pincha aquí para conocer más sobre ellos). Os dejo su carta dirigida a este personal:

monica-hocico“Hola. Soy Mónica, tengo 11 años y desde hace tres años formo parte de la protectora El Cuarto Hocico.

Cuando sea mayor quiero ir a la universidad y estudiar una carrera y que los profesores sigan siendo mi modelo a seguir para convertirme en una buena persona, tal y como hasta ahora ha sido. Que hagan de mí una persona con afán de superación, para no conformarme con poco y así lograr mis propósitos. Que hagan de mí una persona valiente para no callar ante las injusticias y, como al menos soy un poco inteligente, que me ayuden a descubrir todo lo bueno que tiene la vida. Pero me niego a que lo hagan profesores que piensan que la tortura a un ser vivo, sea cual sea, está ligada con aspectos importantes del ser humano. O igual es que yo no he entendido bien qué es ser valiente, tener afán de superación o ser inteligente. Si es de ser valiente el torturar a un ser vivo, los que torturan en las guerras son valientes: Josef Mengele tenía un afán de superación como médico increíble, torturando a los judíos en los campos de concentración en beneficio de la medicina, y todos los que han hecho sufrir a la humanidad han demostrado su inteligencia ¿Es eso lo que estos profesores me querrán dar a entender si me tropiezo con ellos ahora y en el futuro? 

Torturar es malo, ya sea a una persona o a un animal y degrada a las personas. No estoy enfadada con estos profesores y con la gente que pronto cogerá una lanza y torturará a un ser vivo. Simplemente siento lástima por ellos.”

Y tiene 11 años. Una menor, como el herido en el Toro de la Vega. Pero con otra educación. Comparto su sentimiento de lástima porque más de un adulto que defiende este torneo debería tener la mitad de la inteligencia emocional de Mónica.

Escribió Juan Ramón Jiménez:

“Herido está de muerte,

el pueblo que con sangre se divierte”.

El pueblo de Tordesillas tiene poco más de 9.000 habitantes. A la manifestación del sábado pasado en Madrid acudieron, según datos oficiales, 15.000 personas para frenar el torneo del Toro de la Vega. En el Congreso se entregaron 85.000 firmas para que la fiesta del Toro de la Vega desaparezca. Vulcano perdió su vida, se le apagó el alma, con incontables heridas de lanzas, a manos de cincuenta lanceros, a pie y a caballo, que celebraron su muerte.

Algunos, incluso, tachan de bárbaros a los que defienden al animal. Se conoce que el toro lleva siglos huyendo de la gente equivocada. No quisiera ser, por nada del mundo, natural de ese pueblo. No quiero esa tradición, no quiero esa cultura, no quiero esa fiesta popular. Espero que algún tordesillano, en el fondo de su alma, comparta estas palabras y se oponga a esa penosa costumbre de clavarle lanzas al toro hasta dar con su muerte.

 

 

 

 

 

8 comentarios en Hasta dar con su muerte

  1. Margarita
    21 septiembre, 2013 at 9:08 am (4 años hace)

    Te prometo, Rocío, que este tipo de sucesos no sólo demuestra que el homo sapiens es la especie más cruel y dañina del planeta y que no evolucionamos. Saca lo peor de mí porque le deseo lo peor a todos y cada uno de estos mal nacidos que se divierten torturando de esa manera a un animal asustado, porque deseo que se caigan del caballo se partan el cuello y porque celebro las cornadas que repartió Vulcano antes de morir. Derramé muchas lágrimas por Vulcano, como el año pasado por Volante, por todos los animales que mueren torturados a manos de esta especie que no acabo de entender, pero me alegré (bueno, tendrías que oír lo que solté por esta boca) cuando me enteré de que había heridos, uno de ellos grave. Ni una lágrima derramaría por ninguno de ellos. La vida de cualquier animal no humano vale muchísimo más que la del humano que lo maltrata. Así lo siento.
    Un abrazo.

    Responder
  2. maria angustias moreno
    21 septiembre, 2013 at 9:15 am (4 años hace)

    EL ALCALDE SOCIALISTA DE TORDESILLAS, ES UN ASESINO, LOS DAÑINOS COMO EL ALCALDE DE TORDESILLAS NO PUEDEN GOBERNAR UN PUEBLO DE LOCOS QUE MONTADOS EN CABALLOS SE LANZAN CONTRA UN TORO A PINCHAR HASTA MATARLO.

    Responder
  3. jaier
    21 septiembre, 2013 at 2:03 pm (4 años hace)

    buenas tardes margarita ya veo que tu aprecias mas la vida de los animales que incluso la de tus seres querido, por lo que entiendo que no te importaria cambiar la vida de este toro por la de un hijo hermano padre o madre, ya que cualquier homo sapiens incluida tu, deberiamos de dejar de existir, ¿cierto? o ahora me vas a decir que todos no, que tu no deberias de dejar este mundo por que tu no eres una asesina, por que tu no le has clavado una lanza a ese toro, pero si deseas la muerte a todos los que participaron en la fiesta, que mueran corneados y a los de los caballos que se partan el cuello, verdad que tu eres muy buena, solo digo que tu eres otra asesina por que todo aquel que desa la muerte a otro es igual de asesino que el que cometo el crimen

    Responder
    • Margarita
      22 septiembre, 2013 at 12:23 am (4 años hace)

      A ver, Javier, ¿has leído con detenimiento mi comentario o te has lanzado a escribir sin conectar tus dedos con el cerebro? Te lo digo por esas aseveraciones que haces sin conocerme interpretando de mi comentario que yo aprecio, según dices tú, más la vida de los animales que incluso la de mis seres queridos. Deduzco que te falta un poco de comprensión lectora puesto que 1º) entre mis seres queridos se encuentran muchos animales y 2º) yo he dicho que la vida de un animal no humano vale más que la del humano que lo maltrata; no sé qué tienen que ver aquí mis seres queridos. Por tanto, sí, la vida de cualquiera de estos energúmenos vale muchísimo menos que la de cualquiera de mis seres queridos, animales no humanos incluidos. Yo no voy a entrar si yo debería o no dejar de existir; el caso es que existo y sigo pensando que el planeta no se perdería nada si nuestra especie desapareciera (incluida yo, evidentemente) pero, efectivamente, yo no soy una asesina porque no he clavado una lanza a ese toro (por no matarlos, ni siquiera como animales, pero eso es otro tema). Reclamo, eso sí, un poco de justicia (divina o poética, me da igual) y le deseo lo peor a cualquiera de estos mal nacidos. Eso, según tú, me convierte en asesina ¿verdad? Pues cuando tenga las manos llenas de sangre, entonces me lo llamas ¿vale? Mientras se quede en deseos, lo siento, pero el código penal no lo contempla, majete. ¿O es que te crees que por desear algo ya se materializa? ¿Te crees que tengo un genio de la lámpara o algo así? Bajo ese punto de vista, sólo con desear ser multimillonario, ya lo seríamos ¿no? Madre mía, lo que hay que leer. Te sugiero que leas más y mejor antes de responder sin ton ni son y de hacer juicios de valor; tu comprensión lectora brilla por su ausencia, por no hablar de tus dotes de redacción. Normalmente no me gusta faltar a los foreros pero, cuando me faltan tan alegremente me temo que no puedo sino responder.

      Responder
  4. jaier
    22 septiembre, 2013 at 1:16 am (4 años hace)

    Te puedo hacer una pregunta? si algun familiar participase en esta fiesta, ¿tambien le desearias que se callese del caballo para romperse el cuello? ¿o que recibiera cornadas?. Perdona que te lo diga pero para mi quien desea la muerte de otra persona sigue siendo un ASESINO/A se manche o no se manche las manos con sangre

    Responder
  5. Margarita
    22 septiembre, 2013 at 11:54 am (4 años hace)

    Y para mí quien se enreda en sofismos burdos y absurdos y sigue queriendo pegarle patadas al diccionario no merece ni dos minutos más de mi tiempo, pero mira tú si soy contradictoria que los voy a perder. Si algún familiar mío participase en esta fiesta haría tiempo que habría dejado de considerarlo parte de mi familia así que, poco me importaría lo que le sucediera. No me voy a enredar en sofismas contigo y hacerte preguntas parecidas pero déjame que pierda un poco más de mi tiempo para decirte que, siguiendo tu argumentación, yo, que deseo tener la compasión de personajes como Jesucristo o Gandhi, simplemente por desearlo, ya soy compasiva ¿verdad? Pues no me aclaro, entonces ¿soy una asesina por desear que otro asesino se rompa el cuello o soy compasiva? Tú te empeñas en llamarme asesina. Pues sigue empeñándote. Yo voy a empeñarme en ser Claudia Schiffer, a ver qué tal.

    Responder
    • Rocío R. Gavira
      Rocío R. Gavira
      22 septiembre, 2013 at 6:12 pm (4 años hace)

      Os pongo a ambos de nuevo el último párrafo de la carta de Mónica, de esa niña de once años que tiene más inteligencia emocional que cualquier adulto: “Torturar es malo, ya sea a una persona o a un animal y degrada a las personas. No estoy enfadada con estos profesores y con la gente que pronto cogerá una lanza y torturará a un ser vivo. Simplemente siento lástima por ellos”.

      Eso es lo que hay que sentir y de lo que tenemos que aprender. Ni más ni menos 😉

      Responder
      • Margarita
        22 septiembre, 2013 at 11:48 pm (4 años hace)

        Totalmente de acuerdo, Rocío. Hay que aprender mucho de esta niña. Definitivamente, ella está mucho más evolucionada que yo y es, indudablemente, un ser infinitamente más noble. Quizá algún día consiga sentir lo que Mónica siente y estar a su altura, pero por el momento la rabia me puede y sólo puedo sentir lástima por el torturado, no por el torturador.
        Mil gracias por este blog. Un abrazo muy fuerte.

        Responder

Responder