No hay excusas para abandonarlos

Perros abandonados nada más comenzar enero 2014.

Perros abandonados nada más comenzar enero 2014.

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira

Ni siquiera el espíritu navideño ha logrado cambiar las mentes de ciertos individuos. Todavía no habían finalizado estas recientes navidades y en Facebook ya se multiplicaban los eventos que anunciaban el abandono de animales. Un ejemplo: “Estos cuatro cachorros han aparecido en una caja con su madre, en Granada”. Valiente ser el que los ha dejado junto a un contenedor de basura. Has visto y permitido que tu perra se quede preñada. Ha parido. Los cachorros tienen mes y medio. Un detalle tenerlos en casa ese tiempo, en el que podrías haberte molestado en buscarles adopción. No, era mejor tirarlos en la calle, en pleno enero, que se pelen de frío.

El pasado 28 de diciembre lanzamos en ‘Alza la Pata’ este mensaje: “De tu familia” (pincha aquí para ver el vídeo). Todas las personas participantes hicieron un llamamiento a la responsabilidad de tener un animal en casa, a no regalarlo por Reyes por puro capricho, a aprender que no son un juguete. Por desgracia, este es otro de los eventos localizados: “Regalito de Reyes que no ha hecho gracia”. Una irresponsabilidad. Un dálmata que no llega a los dos meses de vida. La alternativa de ese “no ha hecho gracia”: la perrera. Para el adulto que ha comprado ese lindo cachorro de regalo, eres el ejemplo de tu hijo, su modelo a seguir. ¿Cuántas veces lo pensaste antes de hacerlo? ¿Le consultaste al resto de la familia? Lo dudo.

El campo sigue siendo uno de los escenarios donde abandonarlos sin dejar huella. En una zona montañosa de Granada aparecieron otros cuatro cachorros, con tan solo dos meses. Una caja de cartón con ropa sucia y trozos de hueso ha sido su dura bienvenida a la vida. Terrible que a tan temprana edad, unos cachorros que solo entienden de jugar y cariño, sufran la crueldad del hombre.

Otro increíble caso, y no en el buen sentido de la palabra, es el de Shiva. Una golden retriever de cuatro años. A pesar de vivir con una “familia”, no ha conocido el calor de un hogar en este tiempo. Castigada a vivir durante tres años en un pasillo, encerrada, sin salir a la calle, maltratada porque se hacía sus necesidades en casa. El pasado 3 de enero una granadina logró convencer a la familia para llevársela consigo para esa familia que nunca tuvo.

Por fortuna, han sido muchos los interesados en estos perros y gracias a varias personas están encontrando adopción.

Si los perros hablaran, probablemente escucharíamos historias como estas: “Mordí un zapato. Mi dueña se fue de vacaciones. Mis dueños van a ser papás. Arañé el sofá nuevo. Mis dueños se mudaron. Tuve cachorros.” Ninguna excusa sirve para abandonarlo. El único culpable eres tú.