Los animales y la educación unidos en la enseñanza

Imagen cedida por Humanymal sobre la educación y la terapia.

Imagen cedida por Humanymal sobre la educación y la terapia.

Natalia Alonso Pérez, directora de Humanymal y especializada en Terapia Asistida con Animales, habla sobre las posibilidades educativas y terapéuticas de los animales, así como de sus beneficios en nuestra sociedad

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira

La Facultad de Ciencias de la Educación de Granada acogió el pasado martes la conferencia ‘Los animales como aliados en la terapia y educación de personas’. Fue Natalia Alonso Pérez, directora de Humanymal, centro especializado en Terapia Asistida con Animales (TEAA) con sede en Alicante, la encargada de sensibilizar sobre el papel que tienen los animales en nuestra sociedad, incluyendo en este punto las posibilidades educativas y terapéuticas que pueden ofrecer a la humanidad. 

Todavía puede resultar novedoso, e incluso extraño para algunos, ese punto educativo tratado en la conferencia ‘Los animales como aliados en la terapia y educación de personas’, organizada por Esther Muriel y el profesor Alfonso Fernández Herrería. Los beneficios de la relación entre humanos y animales de compañía son numerosos, desde protectores de la salud (reducen el riesgo de padecer enfermedades coronarias, los niveles de ansiedad y favorecen la actividad física) hasta su capacidad de facilitar el contacto social y la comunicación. En el caso de la enseñanza, “la educación asistida es una intervención dirigida por un profesional del ámbito educativo cuyo objetivo es favorecer el aprendizaje –explica Natalia Alonso Pérez– y donde el animal es clave en el proceso de descubrimiento y adquisición de nuevos conocimientos”.

Natalia indica que un claro ejemplo de programas educativos facilitados con animales son los de lectura asistida con perros, específicamente entrenados para ello. “Tienen como objetivo fortalecer el hábito de la lectura, mejorar las habilidades lectoras, reducir la ansiedad y aumentar la seguridad en cuanto a las propias capacidades de los niños en etapa escolar”.

Los proyectos de intervención asistidos con animales de Humanymal suelen estar impregnados de esa área educativa, “especialmente aquellos en los que los beneficiarios son menores con problemáticas de absentismo y fracaso escolar”, dice la directora de Humanymal, como son los proyectos ‘Quererlos para quererme’ y ‘Conexión Granja’. En ambos casos, “los menores participantes desarrollaron diversos talleres educativos sobre el cuidado, entrenamiento y características de perros, gatos y animales de granja”, cuenta Alonso Pérez. Tras su desarrollo y análisis pudieron observar en esos menores una importante mejora en la autoestima académica.

Imagen cedida por Humanymal sobre la educación y la terapia.

Interacción entre un perro y un adolescente.:: HUMANYMAL

Otro de los puntos relevantes de la charla se centró en analizar la violencia hacia animales y la intervención con menores. Todavía se puede ver en las calles como niños y adolescentes consideran divertido tirarle piedras a un perro o un gato, entre otras fechorías. “Esa conducta de abuso y crueldad hacia animales no es una conducta asociada a una determinada etapa evolutiva, tampoco una válvula de escape razonable, sino un signo de alarma al que debe prestarse atención”, alerta Natalia. Es más, numerosos estudios corroboran el vínculo que existe entre la violencia a animales y la violencia hacia personas, “de manera que los niños y adolescentes que presenten comportamientos de abuso y maltrato animal –continúa– corren un mayor riesgo de presentar conductas similares con otras personas”.

Entre las 160 personas que acudieron a la ponencia, según el personal de la Facultad de Ciencias de la Educación, hubo una buena representación de profesionales en activo interesados en incorporar las TEAA en sus lugares de trabajo, además de veterinarios y personas que colaboran con asociaciones de protección animal en Granada. Por supuesto, no faltaron los estudiantes y profesores de psicología, terapia ocupacional y magisterio.

Los asistentes mostraron mucho interés y entusiasmo en el turno de preguntas, siendo las principales cuestiones conocer las vías para poder iniciar la actividad en el ámbito de la terapia y educación asistida con animales, así como saber de su sostenibilidad económica. También formó parte del coloquio la posibilidad de desarrollo de proyectos de TEAA en ambientes de protección animal.

Tal fue la intensidad vivida durante la conferencia –hora y media para la ponencia y preguntas– que muchas personas quedaron en contactar con Humanymal. De hecho, los organizadores anuncian que habrá una próxima en la que se dispondrá de más tiempo y en la que, probablemente, colaboren otras universidades que están haciendo proyectos sobre las posibilidades educativas y terapéuticas de los animales. “La temática pionera y sus oportunidades laborales hacen muy atractiva esta iniciativa”, afirma Esther Muriel, una de las organizadoras. “Contar con la experiencia y labor que Natalia realiza con Humanymal, nos hace ver que todo lo que uno imagina, con trabajo e ilusión, se puede hacer realidad”.

Responder