“No se movía, estaba medio muerto”

Goofy, recién rescatado, en la Clínica Veterinaria Darwin.:: PAOLA CÓRDOBA

Goofy, recién rescatado, en la Clínica Veterinaria Darwin.:: PAOLA CÓRDOBA

Este galgo llamado Goofy apareció en las calles de Chimeneas completamente desnutrido y con graves heridas en su cuerpo que le han hecho perder un ojo

** Aviso para los lectores de esta noticia: el vídeo que aparece más abajo y algunas de las imágenes puede herir su sensibilidad. Las heridas del ojo del galgo son graves.

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira

Goofy es un galgo que durante tres años ha formado parte del pueblo granadino de Chimeneas. Según los vecinos del municipio, se trata de un perro de carácter tranquilo que, fruto del abandono, vagaba por sus calles sin dar ruido. Durante este tiempo recibió agua y comida de una amable lugareña que comenzó a echarle de menos cuando se esfumó sin más de la noche a la mañana. Varios días después Goofy apareció en una calle de Chimeneas gravemente herido.

Fue entonces, el pasado 18 de enero, cuando la asociación de animales ‘Ladridos Vagabundos’ recibió el aviso de este caso. “Ni miraba las galletas que le ofrecimos, no se movía, estaba medio muerto, completamente apático, derrotado”, relata Paola Córdoba, voluntaria de la asociación granadina.

Rápidamente le llevaron a la Clínica Veterinaria Darwin, en Atarfe, donde permaneció ingresado cinco días. “Parece que durante su desaparición –continúa Paola- ha pasado mucha hambre, estaba esquelético”. Dado su nivel agudo de deshidratación, “Goofy estuvo tres días a base de suero y vitaminas, ganando durante su ingreso casi dos kilos”, indica Marta Salterain, una de las veterinarias del centro. “Solo se incorporaba para comer”.

 

Además, este galgo llegó con la cara destrozada, “con una grave herida en la mejilla ocasionada, quizá, por el mordisco de otro perro”, valora la veterinaria. “Tenía tanta pus en el moflete que le salía por la boca –describe Paola– y un hedor horrible de la infección”. Tales son los daños sufridos por Goofy que ha perdido su ojo izquierdo, el cual le está ocasionando bastante dolor y necesita ser operado para quitarle los residuos y el tejido del ojo.

Por si fuera poco, este galgo tiene un nivel muy alto de Erliquia, “una enfermedad provocada por las garrapatas –aclara Marta– que supone un cuadro de anemia, plaquetas bajas, incluso depresión en el animal”. Todo este cúmulo de males hace que la recuperación de Goofy sea lenta, especialmente por la Erliquia, así que la operación de su ojo no se podrá ejecutar hasta que se encuentre más estable. A pesar de ello, “el perro está respondiendo bastante bien al tratamiento y los controles de peso son positivos”, aseguran desde Darwin.

El pasado 28 de enero Goofy abandonó la clínica y ahora se encuentra en una casa de acogida de ‘Ladridos Vagabundos’. La vida que ha llevado Goofy solo él la conoce, no se sabe con exactitud si estas heridas pueden ser porque alguien lo haya usado para peleas, porque se extravió y otro perro o animal le atacó, por disparo de perdigones… dudas que difícilmente tendrán repuesta. Por el momento, Goofy se recupera poco a poco en su casa de acogida donde, según Paola, “está como un rey”.

Goofy se recupera en su casa de acogida.

Goofy se recupera en su casa de acogida.

 

Ayuda para la operación

Cuando Goofy se estabilice le operarán del ojo, pero esta asociación necesita ayuda económica para sufragar los gastos de hospitalización, así como de la próxima intervención, del pienso especial que consume y los medicamentos.

Estos son los datos bancarios para ayudar a Goofy, por si alguien desea colaborar:

Nº de cuenta en CAJAGRANADA:

– Desde España: 0487 3000 75 2000053333.

– Desde el extranjero: B.I.C/SWIFT: GBMNESMMXXX – IBAN: ES60 0487 3000 75 2000053333.