El síndrome del perro negro

El de la imagen es un pastor alemán llamado Pawnee. "Tienes que amar la oreja colgante de este cachorro", escribió Levy en su página de Facebook.

El de la imagen es un pastor alemán llamado Pawnee. “Tienes que amar la oreja colgante de este cachorro”, escribió Levy en su página de Facebook.

La desconfianza del color negro no solo es cosa de gatos. Los perros que possen el color de la noche son los que más tardan en ser adoptados, por eso el fotógrafo Fred Levy crea el proyecto ‘Black Dogs’ en el que retrata a más de 30 canes negros

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira

Iulia y su gato Cuchi participaron las pasadas navidades en el vídeo de Alza la Pata ‘De tu familia‘. En su mensaje contaba que los gatos de color negro son los últimos que encuentran adopción, los últimos en salir de los refugios y protectoras, como le ocurrió a Cuchi. Los gatos negros llevan a cuestas, desde Dios sabe cuándo, la mochila de la superstición, de estar relacionados con la mala suerte. Pero resulta que esto del color no solo es cosa de gatos. También es complicado buscar una familia para los perros negros.

Aunque no se conocen datos concretos, hablando con las personas, refugios y asociaciones que se dedican a buscarles hogar a los animales, aseguran que la gente no está tan predispuesta a escoger a un perro abandonado que sea del color de la noche. Tanto tardan en ser adoptados que existe el llamado ‘El síndrome del perro negro‘, una teoría que explica esa actitud.

El fotógrafo estadounidense Fred Levy también se percató de esta situación. Comenzó a retratar perros negros ante un fondo del mismo color para crear el proyecto ‘Black Dogs‘. Levy lleva en el mundo de la fotografía más de 20 años y en los últimos ocho se ha especializado en los animales domésticos tras adoptar a su primer perro. Para Fred Levy retratar a estos perros ha supuesto un desafío fotográfico con ese negro sobre negro: “Todos los que tienen un perro negro saben lo difícil que es lograr una buena imagen”.

 

Este es Bo.

Este es Bo.

 

“Todos los perros (que he fotografiado) están en un hogar feliz, menos uno”, dice Levy. Este perro ciego, llamado Bo, es la excepción de su serial fotográfico. El grandullón se encuentra en una casa de acogida, a la espera de ser adoptado: “Bo es un perro feliz, lo cual es fantástico”.

 

Esta es Faith. Ella era completamente negra, pero con el paso de los años la intensidad del color se ha atenuado.

Esta es Faith. Ella era completamente negra, pero con el paso de los años la intensidad del color se ha atenuado.

 

Los factores que determinan esta teoría del síndrome del perro negro, varían desde lo cultural a la superstición que rodea al color negro. En distintas culturas se les atribuyen poderes oscuros. Incluso en regiones de Estados Unidos y de Gran Bretaña se cree que si por las noches merodea un perro negro, este es portador de la muerte, su visita siempre significará un mal augurio. Los mayas también ven en el perro negro un brujo portador de malas noticias y en la Ruta 66, los lugareños hablan de una manada de perros negros que persigue a los conductores para destrozar las ruedas de los coches con sus colmillos. Antiguas leyendas y mitos que han quedado grabados en el subconsciente.

Que el color negro absorba la luz es otra de las causas. Reduce la definición de sus rasgos y es más difícil leer las expresiones faciales del perro, lo que disminuye las posibilidades de que un adoptante conecte emocionalmente con el animal en los minutos dedica a echar un primer vistazo a cada perro durante la visita a una protectora.

 

perro-negro2

 

“Los perros no juzgan”, afirma Fred Levy. “Los perros quieren lo básico de lo que quiere todo el mundo: quieren ser amados, quieren estar en un hogar feliz, quieren estar bien alimentados y quieren atención. Si se les da eso, ellos le darán a uno todo su amor”.

 

 

Más información:

Pincha aquí para ver a algunos de los perros protagonistas del proyecto ‘Black Dogs’

2 comentarios en El síndrome del perro negro

  1. amalia
    12 mayo, 2014 at 4:02 pm (3 años hace)

    Pues yo he tenido tres perros negros y me han gustado tanto o más que los de otro color…para mí no supuso ningún problema!! Eso sí, son más difíciles de fotografíar

    Responder
  2. karol
    13 agosto, 2014 at 6:48 pm (3 años hace)

    jajaj .. yo tengo una negro con blanco .. la cabeza es negro intenso y no se le ven los ojos es dificil tomarle fotos .. y ademas en la noche le brillan los ojos de color rojo .. parece una gata .. se trepa en todos lados donde menos cree.. jaja pero asi adoro a mi lokilla

    Responder

Responder