‘Igualdad Animal’ denuncia malos tratos a conejos en 70 granjas españolas

Una de las granjas investigadas en Andalucía.:: I. A.

Una de las granjas investigadas en Andalucía.:: I. A.

La organización se ha infiltrado durante dos años en las explotaciones para documentar el incumplimiento de la normativa sobre bienestar animal, así como ilegalidades sanitarias | En uno de los vídeos aparece una veterinaria estampando a un conejo contra el suelo y admitiendo que estaba maltratando a un animal

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira

Durante dos años miembros de ‘Igualdad Animal’, organización dedicada a la defensa de los animales, investigaron 70 granjas y cuatro mataderos de conejos de catorce comunidades autónomas de España, siendo cuatro de ellas andaluzas: dos en Baza (Granada), una en Mengíbar (Jaén) y otra en Cuevas de San Marcos (Málaga). Las eligieron “al azar” con el único fin de corroborar sus sospechas: “El brutal maltrato al que son sometidos los animales es habitual en las granjas, no son casos puntuales”, afirma Javier Moreno, cofundador de ‘Igualdad Animal’. A esto se suma el incumplimiento de las normativas higiénicas y sanitarias que regulan las explotaciones de carne para consumo humano.

La investigación se ha saldado con un total de 74 denuncias administrativas, documentadas con vídeos y fotografías a cámara descubierta. Accedieron a las granjas  sin revelar ni su identidad ni su objetivo real, por lo que pudieron tomar la mayoría de las imágenes con el consentimiento de los responsables y trabajadores de las mismas. Situación que, según Moreno, “demuestra hasta qué punto está interiorizado y es rutinario tratar a los animales con esa crueldad”.

El vídeo que resume toda la investigación, compartido en YouTube por ‘Igualdad Animal’, resulta muy duro y provoca, cuanto menos, repulsión hacia el género humano. El actor Pablo Puyol (Twitter: @PabloPuyol_) apoya la lucha de la organización y narra esta cinta en la que aparecen operarios matando a conejos sin aturdimiento previo, granjeros rompiendo el cuello a gazapos porque estaban enfermos; escenas de canibalismo y agresiones entre los conejos dentro de las jaulas debido al estrés y el hacinamiento; animales tirados vivos a contenedores de cadáveres… Uno de los momentos más impactantes es cuando una veterinaria estampa contra el suelo a un conejo. Sin dudar, sin pestañear. Sabe que lo que hace es maltrato animal y pide que no se le grabe. Aún así ‘Igualdad Animal’ filma sin su permiso. Aviso a navegantes, las imágenes pueden herir su sensibilidad. Si no están seguros, no vean el vídeo:

 

Para quien lo ignore, según la ley los animales destinados a la alimentación se deben sacrificar con el mínimo sufrimiento, utilizando métodos de aturdimiento. Nada que ver con el vídeo. El reglamento 1099/2009 sobre la protección de los animales en el momento de la matanza, aprobado por la Unión Europea, dice así:

Los explotadores de empresas o cualquier persona implicada en la matanza de animales deben adoptar las medidas necesarias para evitar el dolor y reducir al mínimo la angustia y el sufrimiento de los animales durante los procesos de sacrificio o matanza. […] La mejora de la protección de los animales en el momento del sacrificio contribuye a mejorar la calidad de la carne”.

A pesar de la normativa, las granjas y mataderos investigados actúan al margen. “Para la industria cárnica los animales son mercancía de la que obtener el máximo beneficio económico. Por ello, -continúa Javier Moreno- es habitual encontrar animales con heridas que no reciben ningún tipo de atención veterinaria para ahorrar costes. También que los granjeros maten a los animales a golpes,  es un método barato; o que tiren animales vivos a los contenedores porque no les resultan rentables económicamente”.

Inspecciones sanitarias

Las terribles imágenes documentan, además del maltrato animal, infracciones graves en cuestiones de bioseguridad y normativa higiénico-sanitaria como granjas en las que “entran perros u otros animales, que están en contacto con los conejos y pueden transmitir enfermedades. También hemos observado extrema suciedad en las naves o granjas que no reciben inspecciones en años”, afirmación que desmiente Tomás Rodríguez, director de Intercun, la principal organización de la industria cunícula. Considera que “70 granjas no representan al sector” y critica el modo en el que se han obtenido las imágenes, “a base de engaños”. Asegura que “en las granjas hay inspecciones periódicas, que dependen de cada comunidad autónoma”. También dice que el sector al que representa se preocupa por los animales, hasta el punto de elaborar junto al Gobierno una guía de buenas prácticas.

Por otra parte, ‘Igualdad Animal’ apunta que “entre las granjas denunciadas figuran cuatro que incluso han sido premiadas por el sector”. Además, en dos de los centros de cría ubicados en Tenerife, comprobaron “cómo se vendían conejos vivos o muertos directamente a bares y restaurantes sin pasar por el matadero y, por tanto, sin pasar por ningún control sanitario”.

conejos2

El gabinete jurídico de ‘Igualdad Animal’ ha interpuesto un total de 74 denuncias por maltrato animal, irregularidades en las condiciones de bioseguridad e incumplimiento de la normativa higiénico sanitaria. “Las sanciones a las que pueden enfrentarse los responsables de las explotaciones oscilan entre 60.000 y 1.200.000 euros de multa, de 3 meses a 1 año de prisión e inhabilitación especial para trabajar con animales durante un período de 1 a 3 años para las infracciones muy graves. También podría proceder como medida accesoria, el cierre o clausura de las instalaciones”.

Repercusiones

Hace un mes que ‘Igualdad Animal’ reveló su investigación a la opinión pública. “Estas industrias son muy herméticas y no desean que esta información llegue a la ciudadanía”, manifiesta Moreno. Diferentes medios nacionales e internacionales se han hecho eco de la gravedad del asunto. Incluso varios restaurantes de Londres, entre ellos el del Teatro Nacional, han dejado de servir carne de conejo tras la investigación, “puesto que varias de las granjas investigadas tenían relación con distribuidores de Inglaterra que proveían carne de conejos a estos restaurantes”.

Pero no olvidemos que para conseguir esas horribles imágenes, los miembros de ‘Igualdad Animal’ han tenido que reprimir sus emociones. “No ha sido nada fácil estar infiltrado, ver esas brutalidades hacia los animales delante de ti,… la impotencia que puedes llegar a sentir”. Espantosas escenas grabadas en la retina. “Los animales están siendo maltratados y explotados en formas que ni siquiera podemos llegar a imaginar”. Su consuelo es saber que gracias a este trabajo millones de personas saben lo que ocurre en estas explotaciones y “pueden actuar para cambiarlo”.

Más información:

– El diario de la investigación de ‘Igualdad Animal’ (pincha aquí).

– Fotos de las cuatro granjas investigadas en Andalucía (pincha aquí).

3 comentarios en ‘Igualdad Animal’ denuncia malos tratos a conejos en 70 granjas españolas

  1. Salvador
    21 junio, 2014 at 11:48 am (3 años hace)

    Los últimos responsables de las condiciones en que los pobres animales “viven” en las fábricas de carne y piscifactorías, y son asesinados en los mataderos, son quienes se los comen. Y que nadie crea que la legislación tiene algo que ver con lo que se hace en realidad, basta con darse una vuelta por cualquiera de esos lugares. Sin clientes no hay maltrato.

    Responder
    • Rocío R. Gavira
      rociogavira
      30 junio, 2014 at 1:05 am (3 años hace)

      Entiendo tu postura, pero no creo que la solución se encuentre en que todo el planeta deje de comer carne. ¿Crees que eso llegará a pasar algún día? Complicado lo veo…. Como seres civilizados, que se supone que somos, veo bien la opción de hacerse vegetariano o vegano, pero también luchar por que las leyes sean más fuertes y usarlas para evitar y castigar este tipo de barbaridades.

      Responder
      • AnimalHada IndignHada
        14 febrero, 2015 at 3:51 pm (3 años hace)

        No es suficiente, Rocío. Estoy totalmente de acuerdo con Salvador. Al fin y al cabo, una buena vida no justifica una muerte antes de tiempo. La solución, efectivamente, se encuentra en que todo el planeta deje de comer carne. No vale justificar con un “¿Crees que eso llegará a pasar algún día?” puesto que la misma justificación puede darse para acabar con el hambre en el mundo, y con las guerras. Hay soluciones, incluso si parece que no estamos dispuestos a llevarlas a cabo.

        Responder

Responder