La angustia del Refugio de animales de Sierra Nevada

Anita (a la izquierda) con otra voluntario en el Refugio de animales de Sierra Nevada.

Anita (a la izquierda) con otra voluntaria en el Refugio de animales de Sierra Nevada.

Después de 14 años, la persona que alquila el terreno a la asociación de animales les obliga a abandonarlo | El plazo fijado es para el próximo 1 de septiembre y todavía no han encontrado una nueva parcela

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira

“Sólo de pensar que a mis 65 años tengo que empezar de cero con los animales… se me parte el alma”. Anita Dufetel pronuncia estas palabras con un nudo en la garganta. Intenta contener las lágrimas. La asociación que ella misma fundó hace 14 años, el Refugio de animales de Sierra Nevada, carga con un peso al que no le encuentra solución: el traslado de la protectora tras más de una década en el mismo sitio. Y no es por voluntad propia. Al parecer la persona que alquila el terreno al refugio tiene problemas económicos: pide 175.000 euros por la compra de la parcela y fija el plazo para que la asociación abandone su ubicación para el próximo 1 de septiembre.

La pesadilla del Refugio de Sierra Nevada, una organización dedicada a darle una segunda oportunidad a animales abandonados, comenzó el pasado mes de mayo. Por esas fechas Anita ya sabía de las dificultades económicas del dueño del terreno, Francisco –nombre ficticio que usaremos en esta noticia–. “Durante este tiempo, la relación con Francisco ha sido buenísima, sin ningún problema, hasta ahora. Un hombre bondadoso, generoso,… Siempre nos decía que el terreno era por y para los animales, que él quería ayudarles”, relata Anita. Todo un alivio para esta francesa que lleva más de 20 años en Granada entregada a salvar perros y gatos del abandono y el maltrato animal.

El Refugio de Sierra Nevada ha contado desde el año 2000 con el apoyo de Francisco. Ahora es él quien necesita ayuda. La asociación, sin ánimo de lucro, vive de sus propios recursos y de las continuas donaciones. Pensaron que, si hacían un esfuerzo, era una buena ocasión para hacerse con el terreno y no depender de nadie. Reunidos compañeros y amigos en la propia protectora el pasado 14 de mayo, citaron a Francisco para darle lo que ellos consideraron que sería una buena noticia para él. “Le ofrecimos 15.000 euros más una cantidad mensual para solventar la compra de la parcela, justo el dinero que él necesita”, explica Anita. De primeras no hubo respuesta, pero no tardaron en recibir la sorpresa: el dueño quiere 175.000 euros, “una cantidad desorbitada –apunta la francesa– teniendo en cuenta todos las mejoras que le hemos hecho al terreno, en el cual no se puede construir”.

 

Anita con los perros del refugio en invierno.

Anita con los perros del refugio en invierno.

 

Además, según las indagaciones del propio refugio, el precio del metro cuadrado de una parcela sin agua, por la zona que se encuentra, está a 3 euros/m². Es decir, justo la oferta de la asociación, puesto que donde se sitúan (prefieren no dar la dirección exacta para evitar abandonos de animales en su propia puerta) mide 5.000 metros cuadrados. “Es lo máximo que podemos aportar – continúa Anita– entre todos los miembros de la protectora. Existimos para ayudar a los animales”. Nadie de la asociación entiende cómo el dueño les puede poner en tal tesitura. “El contrato de alquiler que nos hizo entonces era totalmente simbólico: 1 euro al mes. Solo 1 euro. Quiere recuperar el dinero del vallado, la electricidad,… es normal encarecer el precio, pero 175.000 euros es sacarlo de contexto. Ni podemos pagarlo ni los vale”.

Hasta hace un par de semanas el Refugio de Sierra Nevada no hizo pública su situación en Facebook, esperanzados en que Francisco cambiara de opinión. Cosa que no ha sucedido. Aun así no han parado en todo el verano de buscar otros terrenos. “Nos aprieta las tuercas tras 14 años sin problemas…”, Anita rompe a llorar, se deshace en lágrimas su nudo en la garganta. Después de unos segundos de silencio, prosigue con la voz entrecortada. “Él nos dice ‘os habéis creído que eso es vuestro y es mío’. Razón no le falta al hombre, pero durante este tiempo siempre decía que era para los animales, ¿y de pronto quiere sacar dinero? – pregunta extrañada– . Él sabe que tenemos contactos con asociaciones y fundaciones internacionales de los animales, pero con qué cara vamos a pedir tal cantidad de dinero, el terreno no vale ese precio”.

 

Imagen de Anita con los perros de refugio en una primavera de años atrás.

Imagen de Anita con los perros de refugio en una primavera de años atrás.

 

Requisitos del nuevo terreno

A pesar de la búsqueda de un nuevo sitio durante el verano, todavía no han dado con uno que reúna las condiciones necesarias para un refugio de animales, y en consecuencia, su núcleo zoológico. Les gustaría irse por el cinturón de Granada: Ogíjares, Alhendín, Gabia, Churriana, Cájar,… una zona que no esté demasiado cerca de la capital para no molestar a nadie con su actividad. Anita indica lo que necesitan:

 “El terreno debe tener entre 2.000–4.000 metros cuadrados como máximo. Que esté vallado, tenga luz y agua, y el acceso sea fácil para el camión de la basura. Para el núcleo zoológico nos exigen tener un contenedor. Un pozo ciego o fosa séptica (aunque también la podemos construir nosotros).

 Que no tenga vecinos cerca (por riesgo de denuncias o que la gente sepan dónde están y abandonen a los animales allí mismo).

 Preferiblemente, que podamos comprarlo o alquiler con opción a compra. Tras este palo, queremos gestionarlo nosotros mismos tranquilamente”.

Lo importante en este momento para el Refugio de Sierra Nevada es tener un nuevo sitio, para poder luchar por él y conseguir el dinero necesario para su compra. Francisco asegura tener comprador interesado por esos 175.000 euros y les ha fijado la fecha máxima para abandonar su parcela en el próximo 1 de septiembre. “No nos negamos a irnos, es más, dadas las circunstancias nos queremos ir”, asegura Anita. De hecho, para facilitar el traslado han decidido no coger más animales hasta la mudanza, aunque han atendido a tres perros que algún ‘ser’ ha tirado en su puerta. Además, los 25 gatos ya tienen casa, van a sacar a los perros entre casas de acogidas, residencias caninas amigas de Granada y adopciones en Alemania. Solo quedan 35 perros en la protectora.

El Refugio de animales de Sierra Nevada no está solo, ni desamparado. La desconfianza que les ha generado Francisco no les ha quitado las ganas de luchar. Cuentan con el apoyo de muchas personas, pero necesitan tiempo para dar con la nueva ubicación de la protectora.

 

logo-refugioSNEn teoría deben marcharse el próximo lunes. Si alguien quiere ayudarles, ya sea económicamente o con un terreno que ofertarles, pueden contactar en:

 Email: info@porunnuevorefugio.org
 Facebook: Refugio de animales Sierra Nevada
 O entrar en la página creada para esta ocasión: http://www.porunnuevorefugio.org/

Necesitan ayuda urgente. Suerte y mucho ánimo desde Alza la Pata.

2 comentarios en La angustia del Refugio de animales de Sierra Nevada

  1. Margarita Carretero González
    31 agosto, 2014 at 10:09 am (3 años hace)

    ¡Oh, no! Estuve allí hace unos años. Lo que hace esta mujer, como muchas otras que trabajan en los refugios, no está pagado con nada.

    Responder
    • Rocío R. Gavira
      rociogavira
      31 agosto, 2014 at 8:35 pm (3 años hace)

      Con nada… ahora necesitan la ayuda de todos más que nunca.

      Responder

Responder