Excálibur, muerto el perro se acabó el Ébola

Las últimas horas de Excálibur.

Las últimas horas de Excálibur.

¿Por qué un perro consigue movilizar y cabrear a tantos tras el primer contagio del Ébola en España? La cuestión va más allá de quedarse en la “anécdota”

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira

La muerte de Excálibur, el perro de la sanitaria contagiada por el Ébola en España, no dejó indiferente a nadie. Unos estábamos espantados por las prisas que le entró al Gobierno de sacrificar al animal, inocente él, sin comprobar previamente siquiera si estaba infectado o no por el mortífero virus. Y otros permanecían asombrados –y seguirán así– porque la gente quiso ayudar a Excálibur. Solo era un perro, ¿no? Para qué molestarse por un animal.

Excálibur logró ser tendencia, mundial y nacional, durante dos días en Twitter con el hashtag #SalvemosaExcalibur. ¿Por qué un perro consigue movilizar y cabrear a tantos tras el primer contagio del Ébola en España? La cuestión va más allá de quedarse en la “anécdota” y supuestamente “olvidarse del asunto central”, como han afirmado muchos, que es la crisis sanitaria que vive España. Ojo, que nos preocupemos de un animal no significa que descuidemos a las personas. Ni por asomo. Por fortuna, la relación entre humanos y animales cambia cada día, a mejor. Ayudar a personas y a animales no es incompatible, son sentimientos complementarios. De hecho, defender la vida de Excálibur fue la respuesta a la petición de auxilio de su humano, el esposo de Teresa. Ayuda de personas a personas.

Fue Javier quien lo dejó claro: “Mi familia somos el perro, mi mujer y yo”. Solo quien tenga un perro en casa entenderá lo que significa querer a uno de estos bichos’. Les cuidamos, les queremos, les atendemos y ellos nos dan su cariño infinito. Un vínculo que se fortalece por días. Imagina el lazo que se creó entre una pareja que no podía tener hijos, como Teresa y Javier, y Excálibur. El amor no entiende de especies.

No me puedo imaginar la terrible situación por la que atraviesa este matrimonio, ni tú tampoco. Pero sí sé cómo me sentiría si me llaman y me dicen “vamos a sacrificar a tu perro”, y encima “por si acaso”. Duele una barbaridad. Sin plantear ninguna otra solución. Solo la muerte. Fue pura empatía lo que llevó a tantas personas a reaccionar en favor de Excálibur. Si al final la eutanasia era la única vía sí o sí, de acuerdo, solo quedaría aceptarla con pesar. Pero fue injusto hacerlo sin tener la certeza de que el perro estaba infectado por el Ébola.

El común de los mortales nos movemos por lo que sentimos como nuestro, por lo que sentimos cerca. Lo lejos queda en un segundo plano respecto a lo que tenemos en casa. Nos afecta más el injusto sacrificio de un perro aquí, porque automáticamente piensas en el tuyo, que las 3.400 personas muertas en África y 7.500 infectados. El Ébola existe desde hace 40 años y ahora, cuando le ha afectado a un blanco, cuando ha salido en los telediarios, cuando el Gobierno se gasta un dineral en vano por mirar tanto las razas de los seres humanos, entonces, mira tú por dónde, le prestamos atención. Nadie se ha acordado del continente negro hasta el momento, ni mucho menos del Ébola. Así que por favor, no seamos hipócritas.

 

Imagen de André Carrilho.

Imagen de André Carrilho.

 

Es una situación para reflexionar. Matar a Excálibur “por si acaso” –ni sacrificarlo, ni el verbo inventado “eutanasiar”, ni leches–, sin el consentimiento de sus humanos ha sido la gota que colma el vaso de la indignación de los ciudadanos que, como si no fuera suficiente con el percal español, ahora nos topamos con la pésima gestión sanitaria y política frente al primer contagio de Ébola en Europa. ¿De verdad eran tan difícil hacerle unas pruebas al perro, una triste analítica? ¿Era más fácil sacrificarlo? ¿Sin saber si estaba infectado, sin saber si era un potencial reservorio del virus? Detrás de la muerte de Excálibur existe un evidente tinte político. Acabar con su vida era la forma rápida de cerrar otra posible puerta, otro posible foco del virus, sin saber verdaderamente si lo era o no. El camino directo a tapar equivocaciones.

Probablemente el planteamiento del gran comité de expertos de la Comunidad de Madrid fue “muerto el perro, se acabó el Ébola”. Dicho y hecho. “No tenemos instalaciones apropiadas en España para dejar al animal”, lamentaba el catedrático de Sanidad Animal José Manuel Sánchez Vizcaíno. Se conoce que para los humanos tampoco, según afirman los expertos europeos sobre el Carlos III. Desde todo el mundo, científicos y veterinarios pedían no sacrificar a Excálibur. “No hay que matar al perro porque es importante para la ciencia”, opinó Eric Leroy, el mayor experto mundial en el papel de los perros en los brotes de Ébola. También el presidente del Consejo General de Veterinaria, Juan José Badiola, aseguró que hasta el momento no hay ningún estudio que haya demostrado que el virus del Ébola se pueda contagiar de seres humanos a perros. La ciencia ha perdido esta oportunidad. Y quizás el perro haya muerto completamente sano.

Ojalá Teresa supere la enfermedad y vuelva a casa junto a su marido. Excálibur ha sido el único paso del protocolo, hasta el momento, que no han dudado en cumplir, que no ha fallado. No creo que la decisión de sacrificarlo haya sido ni lo más humano ni lo más inteligente. Es desolador ver que la incapacidad de nuestros políticos la pague una familia con su salud, la pague un perro que llevaba dos días solo en casa, sin Teresa, sin Javier. Sin saber por qué. Aullaba desde la terraza, mientras observaba a las decenas de personas que se agolpaban a las puertas de la urbanización. El miércoles por la tarde sintió cómo entraban en casa. Eran desconocidos, disfrazados con trajes extraños. Allí mismo terminó su vida. El alma de Excálibur se apagó tras 12 años, sin una última caricia de su familia, sin un último abrazo, sin un último “eres un buen perro”.

 

excalibur-negro-ebola-cielo

 

 

Información relacionada:

16/10/2014: El marido de Teresa Romero escribe a su perro y le promete que se hará justicia

59 comentarios en Excálibur, muerto el perro se acabó el Ébola

  1. toto
    12 octubre, 2014 at 9:35 am (3 años hace)

    Lo del perro es un asunto menos serio que si se da el ébola en las personas——–!!! Por mucho que se quiera a los animales—!!! No hay que exagerar las pasiones por querer amar a los animales nunca——–Pero una epidemia como el ébola es una cosa muy seria y peligrosa para la HUMANIDAD——–Luego———–!!!

    Responder
    • Margarita Carretero González
      12 octubre, 2014 at 10:02 am (3 años hace)

      En primer lugar, se ha sacrificado a un animal si ni siquiera saber si estaba infectado. En segundo lugar, no existe ningún estudio NINGUNO (cf. Eric Leroy, el mayor experto mundial en Ébola que ha llevado a cabo estudios con perros en África) que haya demostrado que se transmite del perro al humano. En cualquier caso, lo que se pedía no era que se dejara al perro campar por sus respetos, sino que se le mantuviera en cuarentena porque podía perfectamente NO estar infectado, como puede no estarlo el marido de la auxiliar. El ébola se transmite a través de contacto por los fluidos, luego estando el perro en casa no habría pasado nada. Te diré, además, que lo del perro es un asunto IGUAL de serio que si se da en las personas. Ninguna vida tiene un valor intrínseco superior a otra. A cada uno le duele más lo que tiene más cerca. Tu vida vale más que la mía para ti, igual que la mía vale más que la tuya para mí pero, intrínsecamente, ambas tienen el mismo valor. Y a mí me ha dolido más la muerte de cualquiera de mis compañeros humanos que la de muchos humanos que no son miembros de mi familia, por cuestión de proximidad y amor más profundo. El perro ha sido sacrificado y para mí es igual de triste que si se hubiera muerto Teresa. No conozco a ninguno de los dos, a ninguno de los dos echaré de menos en mi vida cotidiana puesto que no los conocía hasta que surgió la crisis, pero me duele que se pierda una vida antes de tiempo, porque una vida es una vida, y me da igual la especie a la que pertenezca. Ahora sólo espero que Teresa se recupere porque bastante sufrimiento le ha caído ya a esta familia.

      Responder
      • podarcis65
        12 octubre, 2014 at 10:29 am (3 años hace)

        Efectivamente, no se ha demostrado que se transmita del perro al humano, pero….. ¿Qué cepas llevaban esos perros portadores del virus objetos del estudio? ¿La humana? ¿La del murciélago? ¿La de otros simios?… Sí se ha demostrado el contagio de muciélagos y simios a humanos. Pero…. ¿Qué cepa lleva Excálibur? ¡LA HUMANA!. Porque ha sido (en caso de haber sido) contagiado por humanos.

        Pero…..TAMPOCO SE HA DEMOSTRADO QUE NO SE TRANSMITA. Si se ha transmitido de murciélagos al hombre puede probablemente transmitirse a humanos a través de los cánidos.

        Responder
        • Margarita Carretero González
          12 octubre, 2014 at 11:13 am (3 años hace)

          Totalmente de acuerdo en tus argumentos sobre el tipo de cepa que PODRÍA HABER LLEVADO Excálibur (las mayúsculas no son un grito, es para enfatizar que no se ha demostrado que Exálibur estuviera infectado). Quienes luchamos porque no se le matara no decíamos – insisto – en que que lo dejaran campar por sus respetos sino que, simplemente, se comprobara si estaba infectado.

          Responder
          • podarcis65
            12 octubre, 2014 at 8:04 pm (3 años hace)

            El problema es que nunca sabrías a ciencia cierta que no está infectado porque podría dar negativa la prueba aún estando infectado al ser muy bajos sus niveles de anticuerpos

          • Margarita Carretero González
            13 octubre, 2014 at 12:21 am (3 años hace)

            Por eso se hacen siempre dobles pruebas, para descartar falsos negativos (o falsos positivos, que también se dan). Incluso si la carga de viremia es baja, se puede detectar.

    • Jocelyne Raschinski
      12 octubre, 2014 at 10:07 am (3 años hace)

      conard

      Responder
  2. Margarita Carretero González
    12 octubre, 2014 at 10:10 am (3 años hace)

    A mí esto me ha dejado rota, Rocío. No entiendo esta tan cacareada empatía que se supone tenemos los humanos, no sólo atendiendo a lo que han hecho los gobernantes sino también leyendo las críticas a quienes hemos luchado por Excálibur como hemos podido. Me quedo, sin embargo, con toda esa movilización; gente que actúa cuando hay que salvar una vida, sea o no humana. Parece que quienes critican estos comportamientos se olvidan de que también estamos dando la cara cuando hay un desahucio o cuando se exigía que se trajeran al espeleólogo de Perú (algo para lo que este gobierno no ha movido un dedo). Una corre al auxilio donde y cuando se necesita y en este caso hemos corrido al de Excálibur, Teresa y Javier. Excálibur ya se ha ido y son Teresa y Javier los que tendrán que llorar su ausencia. Estábamos luchando por evitar un sufrimiento innecesario a tres seres vivos. Ojalá la vida continúe de alguna forma cuando morimos y Excálibur – y todos los que se han ido – estén con nosotros de alguna forma, esperando el reencuentro. Si no,tanta crueldad sería verdaderamente insoportable. :___(

    Responder
    • raul
      12 octubre, 2014 at 1:42 pm (3 años hace)

      Solo digo una cosa malditos cabrones matar a un animal si antes saber si esta contagiado o no,
      no tienen vergüenza como todo lo de este puto país de mierda.

      Responder
      • jose
        12 octubre, 2014 at 6:15 pm (3 años hace)

        Tenias que haberte presentado voluntario para cuidarlo ?

        Responder
        • juan
          12 octubre, 2014 at 11:57 pm (3 años hace)

          Sino preséntate tu para cuidar a los enfermos de ébola, tanto que te importa el ser humano y criticas a los que defienden las injusticias, no seas más demagogo… demás sabes que al igual que para el ser humano hay centros y profesionales con capacidad para ofrecer la mejor solución al problema, se podía haber valorado y verificado si el perro estaba infectado y podía transmitir o no la enfermedad.

          Responder
  3. podarcis65
    12 octubre, 2014 at 10:15 am (3 años hace)

    hay mucho Doctor Honoris Causa por la Universidad del Chascarrillo.

    1.- El animal PUEDE estar infectado por la cepa VIRULENTA EN HUMANOS.

    2.- El animal no sufriría la enfermedad pero sí sería portador de esa cepa del virus.

    3.- La detección de la enfermedad es a través de la presencia de anticuerpos en la sangre

    4.- Si el animal no sufre la enfermedad los niveles de anticuerpos en la sangre del perro serían bajísimos y prácticamente indetectables con lo que no sabríamos si el perro realmente está infectado o no (INCLUSO DESPUÉS DE UNA CUARENTENA).

    5.- El virus sobreviviría dentro del animal y podría contagiar a los humanos que lo cuidaran o jugaran con él (o a otros animales con los que interactuara).

    6.-Esta infección en humanos sería con la cepa que sí desarrolla la enfermedad en los humanos ya que es la que portaría el perro, repito, siempre que se haya infectado.

    Si bien es cierto que el perro no tiene ninguna culpa de que los humanos le hayan transmitido esa enfermedad, tampoco es culpable de que los mismos humanos le hayan vacunado contra la rabia o el moquillo e incluso y muy probablemente contra la leismaniosis.

    También quiero felicitar a todos esos que hubieran dejado a los cooperantes infectados en África a su propia suerte por la extraordinaria voluntad de luchar hasta el final por el perro (aunque no por el humano)

    P.D.: Tengo una maravillosa perrita y la quiero con toda el alma y entiendo el dolor que puede ocasionar la pérdida de un animal.

    Responder
    • Margarita Carretero González
      12 octubre, 2014 at 11:16 am (3 años hace)

      Hombre, entre esos doctores Honoris Causa de la universidad del Chascarrillo está Eric Leroy. Me imagino que la opinión del mayor experto mundial en Ébola, que ha estudiado precisamente a perros portadores en África, algo tiene que contar ¿no? Vamos, digo yo.

      Responder
      • Juan García Única
        12 octubre, 2014 at 7:28 pm (3 años hace)

        Con todos mis respetos, Margarita. La entrada de Rocío Gavira no es ni mucho menos de las peores que yo he leído en estos días en los que todo se ha sacado muy de quicio, pero no reparáis en que muchos de esos mismos expertos que citas, empezando por el propio Eric Leroy, no tienen por qué ser militantes animalistas, como lo son las personas que firman habitualmente el blog de eldiario.es que enlazas, sino científicos que trabajan en disciplinas que en algún punto les habrá requerido recurrir a la experimentación con animales. El mismo tipo de experimentación que, por otra parte, desde ese mismo blog ha sido duramente atacada en otras entradas.

        No sé qué idea tiene la gente de lo que hubiera supuesto poner al pobre perro en cuarentena, pero desde luego esa solución no le hubiera ahorrado su buena dosis de sufrimiento. Yo he tratado de analizar el tema desde otra perspectiva aquí:

        http://asombrario.wordpress.com/2014/10/10/la-ciudadania-y-los-perros/

        Entiendo que a los animalistas no les va a gustar mi análisis, pero no me gustaría que lo entendiesen como un intento de mofarse de ellos ni de mostrar falta de empatía con los animales. Yo tengo dos mascotas, por cierto, y creo que puedo entender lo que pasó por la cabeza del dueño del perro cuando lanzó el llamamiento para que lo salvasen. Eso, no obstante, no significa que en una situación de suma gravedad y peligro potencial haya que dejar de pensar con la cabeza fría en aras de evitar una catástrofe.

        Ojalá, eso sí, la autora del blog no hubiera elegido como ilustración la viñeta del perro y el negro. Dudo mucho que nadie me vaya a entender, y me preocupa seriamente que poca gente lo vea, pero el racismo inconsciente que late en ella es bastante brutal. A veces las buenas intenciones reproducen exactamente aquello que critican.

        Responder
        • Margarita Carretero González
          13 octubre, 2014 at 12:42 am (3 años hace)

          Hola, Juan.
          No entiendo qué tiene que ver que Eric Leroy no sea militante animalista con mi argumento de que se ha optado por una medida sin molestarse en contemplar ni siquiera someramente otras posibilidades. En la entrevista que le hicieron a Leroy en El País, además, dijo que nadie se había puesto en contacto con él pero se ofrecía para colaborar – al contrario de lo que sugieres en tu entrada en el blog. De hecho, ya lo ha hecho en África.
          Tener a un perro aislado y en cuarentena (los 21 días preceptivos) le habría generado, evidentemente, cierta angustia a Excálibur pero estarás de acuerdo conmigo en que habría podido evitar el que se le arrebatara un tiempo de vida innecesariamente. Yo no me muestro en contra de que se tomen las medidas necesarias para evitar la propagación del virus, pero sí de que se opten por las más cómodas cuando estas implican el terminar con una vida. Porque, bajo ese punto de vista, lo más cómodo habría sido no traer a los misioneros ¿verdad? Pero eso se hizo incluso si, como se ha demostrado ahora, el hospital no está todo lo preparado que debiera. Se apostó por la vida, como debe ser. Salió mal, pero eso no quiere decir que no se deba seguir apostando. Y una vida es una vida, independientemente de la especie a la que pertenezcas.

          Responder
          • Juan García Única
            13 octubre, 2014 at 1:36 am (3 años hace)

            No tendría nada que ver si desde El caballo de Nietzsche, ese blog que tú citas y en el que se llama crimen sin ningún pudor a un procedimiento reconocido por la propia OMS, no se hubiera atacado tan desaforadamente antes al paradigma científico que representa gente como Eric Leroy, al que ahora se reclama, no sin cierta cursilería, como “máxima autoridad mundial”. Dejando a un lado la tendencia -en tu mensaje se ve- a hacer equivaler el procedimiento de la cuarentena de los humanos al que habría que seguir en caso de sospecha de infección de ébola en un perro, lo cierto es que no se puede estar en misa y replicando, pero el solo hecho de intentarlo ya delata una debilidad argumental en un movimiento, el animalismo, que está pugnando por hacerse influyente en la esfera pública, pero que pretende resolver sus contradicciones acusando a los demás de falta de empatía (como si la empatía, incluida la empatía con los animales, por cierto, la acabase de descubrir el animalismo). Hará falta algo más que eso para cambiar ningún paradigma, pero paciencia, que ya se irá viendo.

            Por cierto, Eric Leroy dijo, efectivamente, que nadie se había puesto en contacto con él. Yo no insinúo nada porque en mi blog la noticia está enlazada para que cualquiera, como has hecho tú, pueda sacar sus propias conclusiones. Lo que digo es que no ha insistido lo suficiente en investigar este caso, cosa que a mí, de todas formas, me resulta de alguna manera inevitable porque entiendo que ese tipo de decisiones se toman con urgencia teniendo en mente documentos como el de la OMS, que también enlazo, y no la presión mediática, que llega a ser incontrolable.

            Yo he señalado una posición que no tenía más intención que la de hacer reflexionar sobre las redes sociales y ciertos peligros que acarrean: uno de ellos, el de perder todo pudor con la excusa de las buenas intenciones. Soy consciente de que nada de lo que yo diga te va a cambiar la vida, ni lo pretendo, pero al mismo tiempo sospecho que vas a intentar convencerme de algo. Te agradecería que no, pero como sospecho que de todas formas lo vas a intentar, te advierto que por mi parte hasta aquí he llegado. Yo ya he dicho todo lo que tenía que decir y no pienso abrir el melón de eso que ahora se llama especismo o antropocentrismo moral.

            Respecto a ese tema, me temo que yo ya soy muy mayor y tengo claro qué cosas me merece la pena considerar y cuáles no merecen ni una mínima consideración. Y ésa es de las segundas. Ya me imagino que esta indiferencia mía hacia algo que me parece un puro disparate encenderá a mucha gente, pero asumo los riesgos y dejo que cada cual saque sus propias conclusiones al respecto porque, insisto, me parece tan necesario intentar aportar un contrapunto a un discurso que se repite como un mantra como agotador empeñarse en convencer a nadie.

          • Margarita Carretero González
            13 octubre, 2014 at 10:31 am (3 años hace)

            Vaya, veo cierto tono defensivo y, además, juicios de intenciones en ese “vas a intentar convencerme de algo”. Si tú eres mayor yo también lo soy y no estoy para convencer a nadie sino para debatir. Puesto que no quieres, sea. Pero, por favor, victimismos los justos que has leído en mi mensaje una intención que no estaba.

      • podarcis65
        12 octubre, 2014 at 8:17 pm (3 años hace)

        Para mi los “Doctores Honoris Causa de la Universidad del Chascarrillo” son aquellos que repiten solamente lo que les interesa de las divulgaciones científicas y ocultan y obvian lo que no les interesa de ellas.
        Un estudio científico SIEMPRE tiene en cuenta los pros y los contras (si no no sería científico)

        Al final sólo difunden chascarrillos y además, según van pasando de boca en boca, se vuelven más extremistas los comentarios.

        Responder
  4. Uno que opina
    12 octubre, 2014 at 11:16 am (3 años hace)

    Es vergonzoso que se movilice la gente para defender un animal (que ademas parece ser que podia ser un riesgo de salud publica) y que no sea capaz de movilizarse por las miles de personas que han ya muerto por ebola, por los que van a morir, por los huerfanos, etc.

    Responder
    • Margarita Carretero González
      12 octubre, 2014 at 11:37 am (3 años hace)

      ¿Y tú qué sabes por qué nos movilizamos? ¿Tú qué sabes? Antes de ser “Uno que opina”, conócenos antes de opinar.

      Responder
      • JOSE
        12 octubre, 2014 at 6:06 pm (3 años hace)

        Porque no evitáis el sacrificio de cientos de perros a diario en las perreras, ¿porque eso no es hacer política ?

        Responder
        • Nemo Nessuno
          13 octubre, 2014 at 12:11 am (3 años hace)

          Claro que los evitamos, en la medida de lo posible. Existen miles de páginas y asociaciones encargadas de contactar de forma DESINTERESADA con personas que puedan acoger en sus hogares a estos animales. Como de costumbre, ni a informarte te has molestado antes de escupir tu demagogia activista de sofá y tele.

          Responder
        • Margarita Carretero González
          13 octubre, 2014 at 12:29 am (3 años hace)

          ¿Pero tú sabes lo que hacemos o a qué nos dedicamos?

          Responder
        • Nemo Nessuno
          13 octubre, 2014 at 2:38 pm (3 años hace)

          Tu argumento es tan absurdo e hipócrita como que yo te dijese a tí:
          “Si de verdad te preocupan los niños y quieres que sean felices con una familia, ¿por qué no adoptas a todos los niños huérfanos del mundo?”

          Responder
    • Nemo Nessuno
      13 octubre, 2014 at 12:08 am (3 años hace)

      Creo que la autora de este post lo ha dejado bastante claro más arriba. Una cosa no impide la otra. Defender a este animal no impide defender a los enfermos por ébola. Pero es que la demagogia esta de “por unos sí hacéis y por otros no” os viene de puta madre para tranquilizar a vuestra conciencia por estar de acuerdo con este tipo de salvajadas chapuceras.

      Pero imagino que tú, defendiendo y rompiendo una lanza en favor de todas esas personas que han muerto o van a morir de ébola, huérfanos, etc. estás tan concienciado que (a diferencia de los animalistas), haces algo por ayudarles y no es demagogia y puro humanismo de sofá lo tuyo. ¿Nos lo cuentas?

      Lo vergonzoso es que alguna gente se indigne simplemente porque pidamos justicia por Excálibur, por muy animal que sea. El ser humano es un animal.

      Responder
  5. Luis
    12 octubre, 2014 at 11:51 am (3 años hace)

    Por un lado se habla del perro como “miembro de una familia” y por otro como cosa de posesión: hay una falta de coherencia de pensamiento ahí.

    Responder
    • Margarita Carretero González
      12 octubre, 2014 at 12:02 pm (3 años hace)

      También quienes hablan de los miembros de su familia se refieren a “su” marido y “sus” hijos. Imagino que, en el caso de estos últimos, al igual que sucede con los animales no humanos con quienes compartimos la vida, la lengua refleja esa dependencia que tienen de nosotros desde el momento en que entran en nuestra vida. Los hijos no tanto porque acaban siendo independientes, pero los animales no humanos domésticos quedan desprotegidos sin sus compañeros humanos. A la vista está con lo que ha pasado con Excálibur. Humildemente, no creo que sea una falta de coherencia de pensamiento, sino más bien una paradoja lingüística. No es tanto posesión como responsabilidad.

      Responder
      • Luis
        12 octubre, 2014 at 6:19 pm (3 años hace)

        No es una paradoja lingüística si dice “sus dueños”.

        Responder
        • Margarita Carretero González
          13 octubre, 2014 at 12:28 am (3 años hace)

          Porque cuando registras a un animal pasa a ser de tu propiedad legalmente y, por tanto, es tu responsabilidad.

          Responder
  6. Anónimo
    12 octubre, 2014 at 3:12 pm (3 años hace)

    Se menciona en varias de las entradas que no está comprobado que el animal estuviese infectado y que, en su caso, tampoco se ha comprobado que la enfermedad pueda transmitirse del perro a un humano y por ese motivo se sostiene que no tendría que haber sido sacrificado. Creo que el planteamiento debe ser distinto. Nadie puede afirmar con plena seguridad que el animal no sea portador del virus ni que, en su caso, sea imposible que lo transmita a las personas, así que quienes sostienen que no se debió sacrificar, lo que están proponiendo es que las personas que se encarguen de custodiarlo, alimentarlo y cuidarlo pongan en peligro sus vidas y las de muchos otros para poder conservar la del animal. Curiosa moral.

    Responder
    • Yo
      12 octubre, 2014 at 4:26 pm (3 años hace)

      Ahí le has dado. ¿Nadie piensa en los que se hubiesen jugado el tipo por encargarse del animal en el caso de haber sido aislado?

      Responder
    • jose
      12 octubre, 2014 at 6:11 pm (3 años hace)

      ¿ mas claro el agua ?

      Responder
    • Nemo Nessuno
      12 octubre, 2014 at 11:58 pm (3 años hace)

      Existe una ley que establece el derecho de este animal a ser aislado:

      “El Servicio de Producción y Sanidad Animal y los Servicios de Vigilancia y Control de los Ayuntamientos, podrán ordenar el aislamiento de los animales de compañía, en caso de que se les hubiera diagnosticado enfermedades transmisibles de significativa trascendencia sanitaria a juicio de informe veterinario, ya sea para someterlos a un tratamiento curativo o para sacrificarlos, si fuera necesario.” (Decreto de ley de Protección de animales, capítulo 3, artículo 9).

      ¿Ahora, a estas alturas, después de repatriar a dos infectados (poniendo en riesgo a todos los sanitarios y a todo un país) y de pasarse el protocolo por el forro de los huevos, vais a venir con el argumento de los posibles riesgos al que trate al animal? Igual podíais haber pensado eso antes de que se trasladara a los enfermos siendo conscientes de que no existe preparación ni en personal ni en instalaciones. Ahora, claro… a buscar culpables y eliminar el problema de forma chapucera y con “por si acasos”.

      Hay que ver lo que os gusta la demagogia y la chapuza ilegítima.

      Responder
      • Margarita Carretero González
        13 octubre, 2014 at 12:27 am (3 años hace)

        Totalmente de acuerdo contigo, Nemo. Desgraciadamente esto sólo demuestra lo mezquino que puede llegar a ser el ser humano. A mí me produce rabia pero, sobre todo, muchísimo dolor.

        Responder
      • Anónimo
        13 octubre, 2014 at 4:05 am (3 años hace)

        No te leas sólo la parte que te interesa de la norma que citas. Recoge la obligación de aislarlos para curarlos o sacrificarlos, como ha sido en este caso.
        En ideal.es hay colgado en este momento una información sobre el contagio de humanos por contacto con distintas especies http://www.ideal.es/sociedad/salud/201410/12/murcielagos-peligro-ebola-20141011234012-rc.html
        Si te atreves a leerlo verás que también hay sospechas fundadas de que los perros puedan ser vectores de la enfermedad.
        Dices que trajimos a los enfermos “siendo conscientes de que no existe preparación ni en personal ni en instalaciones”. Y yo te pregunto, para examinar y cuidar al perro, ¿sí tenemos preparado personal e instalaciones? No te vayas por las ramas y dinos claramente que consideras que deben correr riesgos quienes hayan de custodiarlo, examinarlo y cuidarlo y que tienen que ponerse en peligro no sólo ellos, sino a terceras personas a las que puedan terminar contagiando.
        Quienes están trabajando en África para controlar la epidemia con riesgo claro de sus vidas no sólo ayudan a la gente de allí, sino que están evitando que se convierta en pandemia mundial y nos alcance a todos, también a ti y a los tuyos. Comparar el trato al perro con el que se le ha dado a estas dos personas no dice nada bueno de tu estatura moral. Y en cuanto a la demagogia, o no sabes lo que esa palabra significa o no has entendido una coma de lo que he escrito.

        Responder
        • Margarita Carretero González
          13 octubre, 2014 at 10:23 am (3 años hace)

          Anónimo, si lees lo que ha escrito Nemo verás que ha escrito – luego ha leído – la norma entera pues incluye la necesidad de aislarlos “ya sea para someterlos a un tratamiento curativo o para sacrificarlos, si fuera necesario”. Se pedía el aislamiento preventivo para evitar matar a un perro sano y, nunca mejor dicho, se ha cortado por lo sano.

          Responder
        • Nemo Nessuno
          13 octubre, 2014 at 2:34 pm (3 años hace)

          ¿Mi estatura moral? Veo que lo que a tí te divierte es entrar a cuestionar la moral de los demás, por medio de artículos partidistas y haciendo oídos sordos a otros tantos artículos que afirman lo contrario.

          Que el perro debía haber sido aislado y estudiado es evidente. Y no lo digo yo, lo dice tanto la ley como los expertos en esta enfermedad. Ya no sólo por la vida del animal, sino para investigar sobre esta enfermedad y su posible transmisión entre animales. Persigamos ahora a todos los perros con los que Excálibur mantuvo relación en sus paseos, “por si acaso”. O mejor, matemos a todos los animales de España y así acabamos antes.
          Si te parece podemos hablar también de la incineración de su cuerpo, que se hizo sin los permisos necesarios para hacer tal cosa en ese lugar concreto. Ilegalmente, para no variar.

          Con lo que voy a decir y he dicho no pretendo comparar a un ser humano con un animal (aunque muchos animales merezcan más la vida que algunos humanos, llámame inmoral o inhumano por ello) sino comparar un protocolo con el otro, que al parecer uno preocupa muchísimo, mientras otro no parece preocupar nada. Explícame tú esa contradicción. Se corren todos los riesgos habidos y por haber por dos enfermos, sin tener preparación, ni material, ni PUTA IDEA de la actuación, a pelo y a rezarle a la Vírgen del Pompillo para que nada salga mal, luego matan a un animal que ni siquiera se sabe si estaba enfermo. Y ahora pretendes que me crea que esta muerte ha sido “por evitar riesgos”, por “responsabilidad sanitaria”. Todos los riesgos que se podían correr se han corrido ya. Menos cuentos, Caperucita.

          El protocolo establecido se ha empezado a aplicar (y de aquella manera) cuando ha salido el caso de Teresa y la gente se ha echado a la calle. Cuentos de riesgos a otro, que a nadie le han importado hasta que ha sido la política lo que ha estado en juego.

          Y ya que entramos en las estaturas morales de los demás, a mí me dice mucho también de la tuya, que estés de acuerdo con matar a un animal, sin saber siquiera si está enfermo, sólo porque es “un animal”. Como ves, todos sabemos prejuzgar a los demás sin conocerlos.

          Responder
          • Anónimo
            13 octubre, 2014 at 3:23 pm (3 años hace)

            Si lees el Real Decreto 519/2006 que establece el estatuto de los cooperantes, verás que en su artículo 10 reconoce el derecho de estos a ser repatriados, entre otros casos, en el de enfermedad grave. No comprendo que blandas la ley por un perro y exijas que se ignore para un ser humano. http://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-2006-846

            Se sabe que los perros crean anticuerpos contra este virus y nadie puede afirmar con ninguna seguridad que no puedan contagiarlo a humanos. Es cierto que nadie sabe si ese perro estaba infectado, pero sí que en caso de que lo estuviese, algunas personas tendrían que ponerse en peligro solamente para averiguarlo.

            Calificas de partidista el artículo que todavía publica Ideal.es. ¿Te consta que es falso lo que ahí se dice? ¿Te consta que esté manipulado? ¿Te consta que sea imposible que un perro transmita el virus a un humano?

            Cuando en una explotación ganadera se diagnostica a un ejemplar con determinadas afecciones infecciosas, se sacrifica a todos y así lo dispone la ley sin averiguar antes si están infectados. Es sólo cuestión de prudencia y estamos hablando de enfermedades que sólo afectan a animales.

            Lamento haberte ofendido. Comprendo que tengas especial sensibilidad por los perros y creo que eso te honra, pero no podemos arriesgarnos a una pandemia mundial. Lo que está en juego es mucho más que un perro. No es por capricho que en estos momentos se estén desplegando en África occidental varios miles de soldados británicos y de EEUU. La epidemia es muy grave y si no se la contiene en su origen, no serán miles sino muchos millones y entonces, ni siquiera tú te acordarás de ese animal. Comprendo tu tristeza, pero no comparto tu rabia. Un saludo.

          • Anónimo
            13 octubre, 2014 at 6:15 pm (3 años hace)

            Creo que el sacrificio del perro queda perfectamente avalado por esta norma cuyo artículo 26 transcribo, cuando al final del punto 1 dice “y cuantas otras se consideren sanitariamente justificadas”.

            Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad. Artículo 26

            1. En caso de que exista o se sospeche razonablemente la existencia de un riesgo inminente y extraordinario para la salud, las autoridades sanitarias adoptarán las medidas preventivas que estimen pertinentes, tales como la incautación o inmovilización de productos, suspensión del ejercicio de actividades, cierres de Empresas o sus instalaciones, intervención de medios materiales y personales y cuantas otras se consideren sanitariamente justificadas.

            Ley Orgánica 3/1986, de 14 de abril, de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública.

            Artículo 3.

            Con el fin de controlar las enfermedades transmisibles, la autoridad sanitaria, además de realizar las acciones preventivas generales, podrá adoptar las medidas oportunas para el control de los enfermos, de las personas que estén o hayan estado en contacto con los mismos y del medio ambiente inmediato, así como las que se consideren necesarias en caso de riesgo de carácter transmisible.

            La ley 8/2003, de 24 de abril, de sanidad animal dispone en su artículo 8 sobre medidas sanitarias de salvaguardia

            letra b) el sacrificio obligatorio de animales.

            En cuanto a sacrificar animales sin previo diagnóstico, ahí llevas un ejemplo.

            Real Decreto 3454/2000, de 22 de diciembre, por el que se establece y regula el Programa Integral coordinado de vigilancia y control de las encefalopatías espongiformes transmisibles de los animales.

            En su anexo X dispone que serán sacrificados todos los animales presentes en la explotación y algunos más sin necesidad de comprobar que estén infectados.

          • Nemo Nessuno
            13 octubre, 2014 at 7:58 pm (3 años hace)

            Para empezar, yo no he exigido en ningún momento que se ignore el protocolo en un ser humano. Al contrario, que se aplique de inmediato, siempre que se haga en las condiciones correctas y no se exponga a un peligro potencial de salud pública a una población completa, como se ha hecho. Si Teresa está en riesgo de muerte es por culpa de este protocolo, jamás podría aplaudir semejante incompetencia.

            Tampoco pretendo quejarme de que se repatriase a los sacerdotes, pretendo quejarme de la manera en que se hizo, y en cambio el caso del perro se trate con tanta contundencia y, según tú, rigor legislativo, que eso ahora lo comentaré. El doble rasero en la aplicación de este protocolo según a quién se aplique.

            Con el partidismo del artículo no me refiero al del autor del mismo, sino al tuyo, que has utilizado un documento que trata este asunto sobre el murciélago en concreto, y lo has querido aplicar de forma interesada en el perro, como si necesariamente cumpliesen las mismas características en todas las especies animales. Como si ya por este artículo hubiese que asumir que todos los casos funcionan de la misma manera y sin más opciones ni oportunidades, hay que cortar por lo sano. Insisto, ¿qué propones, matar a todos los animales “por si acaso”? Perseguid a todos los perros que Excalibur se cruzase los días que supuestamente incubaba esta enfermedad, no sea que…

            Recuerdo que lo que se está exponiendo en riesgo no es sólamente un perro o dos sacerdotes, es un país entero. Tú estás asumiendo que por una persona hay que exponer en riesgo de salud a toda una población, pero por un perro, por ser un animal, no merece la pena ese riesgo. Y lo lamentable no es esta contradicción, sino que exista ese riesgo. Porque si como dice tu artículo de Ideal, el virus sólo se transmite por fluídos, y se supone que los protocolos se están aplicando de forma correcta, con equipos preparados y personal formado, ¿cuál se supone que es el riesgo actualmente?? ¿o es que sólo existe riesgo de contagio si el tratado es un animal?

            En cuanto a la normativa que has expuesto, por partes:
            -Las dos primeras que ofreces, ni siquiera mencionan la palabra “sacrificio”. Imagino que tú das por hecho que este sacrificio entra dentro de la expresión “las medidas que se estimen oportunas”. Es decir, para tí todo está englobado dentro de esta expresión “las medidas que se estimen oportunas”, sea lo que sea que se haga. Y te pregunto: ¿eliminar a una PERSONA para evitar que se propague una enfermedad letal te parece incluída dentro de esta medida? Subjetiva normativa, ¿no crees? ¿quién se supone que está capacitado para interpretarla adecuadamente y hasta qué punto?

            -En cuanto al último decreto que has referenciado, y al anexo concreto en el que has centrado, no se si es que no lo has leído bien o te haces el sueco. Pero se refiere concretamente a animales de especie bovina, caprina, y otros rumiantes. Imagino que por ese motivo no has querido pegar el fragmento literal de la ley y has preferido hacer un “resumen”, por si caía la breva y yo no entraba a comprobarlo.

        • Nemo Nessuno
          13 octubre, 2014 at 2:54 pm (3 años hace)

          Y una última cosa. Me parece que el que parece no haberse leído bien esta ley eres tú. Dos puntos:

          1.”podrán ordenar el aislamiento de los animales de compañía, en caso de
          que se les hubiera diagnosticado enfermedades transmisibles”

          ¿Acaso a Excálibur se le había diagnosticado algo?

          2.”ya sea para someterlos a un tratamiento curativo o para sacrificarlos, SI FUERA NECESARIO”.

          Ahora es cuando tú me demuestras que efectivamente era necesario, o me enseñas una ley en la que se ordene que un animal debe ser sacrificado sin diagnóstico alguno, “por si acaso”.

          Suerte.

          Responder
          • Anónimo
            13 octubre, 2014 at 6:25 pm (3 años hace)

            Me he respondido a mí mismo por error en lugar de a ti. Si lo lees, ahí tienes varios ejemplos de normativa vigente en España que respaldan el sacrificio de animales sin necesidad de comprobar que estén infectados.

    • Margarita Carretero González
      13 octubre, 2014 at 12:25 am (3 años hace)

      ¿Sabes que hubo quien se ofreció a custodiarlo, alimentarlo y cuidarlo? Entre ellos veterinarios y biólogos. He puesto un vínculo con anterioridad para quien quiera más información.

      Responder
      • Anónimo
        13 octubre, 2014 at 4:13 am (3 años hace)

        Margarita, si alguno de esos voluntarios se infectara, podría a su vez contagiar a otras personas. No sólo arriesgan su vida, sino la de muchas otras personas. Cada nuevo foco de la epidemia es una nueva oportunidad que tiene el virus para expandirse sin control. No podemos permitírnoslo.

        Responder
        • Margarita Carretero González
          13 octubre, 2014 at 10:26 am (3 años hace)

          A ver, que seguimos dando por sentado que el perro estaba infectado, jolín y no lo sabemos. Que el virus del ébola se contagia a través de los fluidos y si el perro estaba aislado, sólo proporcionándole agua y comida, si tan siquiera tocarlo durante los 21 días que dura la incubación, el virus no se contagia. ¿Por qué cuesta tanto leer antes de opinar?

          Responder
          • Anónimo
            13 octubre, 2014 at 3:35 pm (3 años hace)

            ¿Cómo sabes que la incubación en un perro dura 21 días? Los murciélagos portan el virus durante años y gracias a eso la epidemia desaparece y vuelve a aparecer. No sabemos nada sobre cómo afecta a los perros, pero sí sabemos que les afecta porque se han hallado anticuerpos en ellos. También sabemos que hay varias especies de mamíferos que lo pueden transmitir a los humanos. Aunque conocido desde hace 40 años, aún ignoramos muchas cosas de ese germen y no podemos arriesgarnos. Y aún así, con todas las precauciones, ya veremos cómo termina todo esto.

          • Margarita Carretero González
            13 octubre, 2014 at 6:05 pm (3 años hace)

            A ver, que no estoy diciendo que un humano no se pueda contagiar de un animal; por tanto, precauciones hay que tomar. Lo que digo es que es casi seguro que el perro no estaba infectado puesto que el virus no se transmite de humanos a animales (Dr. Antoni Trilla Responsable de Epidemiología del Hospital Clínic y miembro de
            la Junta de Gobierno del COMB). Cierto, ante la duda y si existiera una mínima probabilidad de que estuviese infectado, hay que tomar precauciones, pero eso supone aislar al animal por ese “por si acaso”, no matarlo sin base científica.

          • Anónimo
            13 octubre, 2014 at 6:39 pm (3 años hace)

            Margarita, precauciones se tomaron en el Carlos III y en Dallas y a pesar de eso, Teresa está muy grave y ya veremos qué sucede con la enfermera americana.

          • Margarita Carretero González
            15 octubre, 2014 at 11:25 am (3 años hace)

            Por supuesto, pero en Dallas no han sacrirficado al perro. Han tomado las medidas preventivas necesarias en vez de cortar por lo sano. Es lo único que estoy reivindicando: que las cosas se podían haber hecho de otro modo.

  7. Maria
    12 octubre, 2014 at 4:24 pm (3 años hace)

    Ya estamos con lo de siempre: ¿acaso defender a los animales es incompatible con ayudar a las personas? ¿por qué no se puede alzar la voz para defender a un animal en nombre de su dueño, que además lo pidió expresamente?

    Además de todo lo que habeis dicho, considero totalmente improcedente haber sacrificado al animal sin tener la certeza de haber estado contagiado. ¿Qué pasa ahora con los perros del barrio de Excalibur? ¿Cómo se sentirán sus propietarios? Si mi vecina tuviese Ébola, a mí me hubiera gustado saber si su perrito lo tenía, y no estar con la zozobra de un posible diagnóstico positivo. Además, si es verdad que están abandonando a los perros que se han olido con él (pobres…), encima estarían difundiendo el brote más aún.

    ESto no ha tenido ni pies ni cabeza.
    DEP, EXCALIBUR 🙁

    Responder
  8. Pepe Maldonado
    12 octubre, 2014 at 4:40 pm (3 años hace)

    Si yo no digo nada, solamente me quedé con las ganas de cronometrar la carrera de todos los que estaban en la puerta si los señores que fueron a por el perro vestidos de “astronautas” hubieran salido a la calle con el perro en brazos a ofrecérselo a cualquiera de los que en la puerta les llamaban “asesinos”. Una caca el tal Carl Lewis

    Responder
    • jose
      12 octubre, 2014 at 6:08 pm (3 años hace)

      JAJAJAJAJAJJAJA ami, también me hubiese gustado verlo.

      Responder
  9. jose
    12 octubre, 2014 at 6:01 pm (3 años hace)

    Jamas he visto tanta recogida de firmas, para que no maten un perro,como para condenar el asesinato durante décadas por ETA. ¿porque estos super amantes de animales, no se dedican a recoger todos los perros abandonados que ay por hay que no hacen mas que joder.? a los perros hay que quererlos y cuidarlos, no amarlos y humanizarlos.

    Responder
  10. Juanfra
    12 octubre, 2014 at 10:40 pm (3 años hace)

    Si el perro hubiera estado infectado, hubiera contagiado a todos los perros de los parques que visitó, y estos a sus dueños, y así sucesivamente…

    Responder
  11. Enri
    13 octubre, 2014 at 9:13 am (3 años hace)

    Lo del “perro” de Teresa, ha sido ya lo más grande que ha sucedido en España —–Toma ya—¿y los toros, los caballos, los cerdos, los pollos —-??? Estos no son animales——-???—–!!!

    Responder
  12. Mariló
    13 octubre, 2014 at 10:02 am (3 años hace)

    Qué gran artículo. Ni un sólo día dejo de pensar en Excalibur. Era inocente y lo han matado injustamente. Ojalá paguen por ello. Siempre estará en mi corazón.

    Responder
  13. silvy
    15 octubre, 2014 at 8:44 pm (3 años hace)

    No se porque tuvieron que sacrificar, no se sabia si estaba infectado, ademas algunos animales son inmunes a ciertos virus…….Mas animales fueron los que hicieron esto de sacrificarlos sin mirar si estaba infectado así es como van acabar con el virus? gobierno de ESPAÑA y el MUNDO ENTERO lo que deben hacer es acogerse a DIOS tener mucha FE orar unidos para, que DIOS tome control de esta este brote y sea EL según su voluntad acabe con este virus. Y hacer buenas acciones. NO SACRIFICAR LOS ANIMALES INOCENTES.

    Responder
  14. Luis Garreta
    3 febrero, 2016 at 12:10 pm (2 años hace)

    Gran artículo… lo comparto.

    Responder

Responder