Al servicio de Viriata

viriata-ok

La paciencia fue el arma clave que usaron dos agentes del CNP para rescatar de la calle a esta cachorra abandonada de tan solo ocho meses de edad

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira

El miedo que sentía Viriata mientras vagaba por las calles de Valencia seguro que ha ido a menos gracias a “los de azul”. La semana pasada dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) de la ciudad valenciana rescataron a esta cachorra de ocho meses de edad. Después de una hora tras ella, la salvaron de ser atropellada por un coche, de ser atacada por algún “gracioso”, por otro perro incluso; de morir envenenada –sí, hay gente con muy malas ideas–, de morir de hambre.

En los últimos días, esta historia se ha convertido en viral en Facebook, compartida por miles y miles de personas a través de la página en la red social de APDA, la asociación de Policías por la Defensa Animal. Los ‘policías de la guarda’ de Viriata estaban de patrulla, como cada jornada, en su vehículo zeta de la Policía Nacional. Durante su ruta encontraron a la pequeña perra en la Gran Vía de Valencia, abandonada, desorientada, con una de esas mirada que parte el alma, sin encontrar un porqué a su situación con ocho meses de vida.

viriata-solar

Había “mucho tráfico y serio peligro”, cuenta APDA en su muro de Facebook. Viriata estaba muy asustada e intentaba evitar que se acercaran a ella. Los dos policías dedicaron una hora a calmar a la cachorra, paso a paso para darle la confianza que necesitaba. Lograron conducirla hasta un solar abandonado y “con muuucha paciencia consiguieron cogerla. Viriata cedió al darse cuenta de que los de azul somos los buenos”, relata la ONG por la Defensa Animal.

APDA subió la historia en su página de Facebook acompañada de varias fotografías en las que aparece Viriata en el regazo de uno de los policías, más tranquila y protegida. En un principio estuvo en la protectora Modepran, pero según la última información al respecto de APDA en la red social, ahora se encuentra en casa de uno de los policías que la sacó de la calle, Javier Guerrero, que la tendrá con él hasta que encuentre una familia. De hecho, el agente asegura que si alguien la quiere adoptar y no puede sufragar los gastos de adopción, él se hará cargo.

Tras la enorme difusión del caso en Facebook y los numerosos comentarios de felicitaciones, Javier Guerrero escribió estas palabras de agradecimiento en uno de los post:

Después de leer vuestros comentarios una lágrima de emoción me resbala y me siento en la necesidad de deciros a todos GRACIAS. En los últimos tiempos un sector de la sociedad PARA LA QUE TRABAJAMOS nos desprecia y defenestra. Nos pinta con colores políticos que no tenemos o nos coloca en bandos de una guerra interesada que sólo existe en las mentes de algunos. Se olvidan (o prefieren obviar) que estamos ahí PARA TODO ESTO. Y seguiremos estando. Leer vuestros comentarios, vuestras palabras me emociona y me permite recargar las pilas de una batería que si bien nunca se agotó, sí se resiente con tanto ataque infundado. Coger fuerzas para volver a madrugar, a trabajar 17 horas en 24, a pasar frío de madrugada, a jugarme el pellejo en un coche para acudir rápidamente a un servicio, a volver a jugármelo durante ese servicio… ¿Somos héroes? NO. Solo somos policías, al servicio de la gente (y de algún perrillo con mala suerte). Y a quien me hable de garbanzos negros en este puchero le diré que luchamos contra ellos tanto o más que contra los delincuentes.

viriata-poliHoy, con lograr salvar a Viriata de un atropello, mi compañero y yo dábamos el día por más que sobresaliente. Después de más de una hora en cuclillas y rebozándonos por un vertedero nos íbamos a casa con una sonrisa de oreja a oreja. Después de leeros, la sensación ya es indescriptible. Por todo ello, seguimos ahí, para vosotros, y también para los que no creen tanto en nosotros. Esta noche más.
Amigos/as: GRACIAS!!!!

Gracias a vosotros por darle una nueva oportunidad a esta cachorra. Suerte, Viriata.

**Actualización | 12/03/2015, 21.30 horas**

La historia de Viriata no podía terminar de mejor manera. La Asociación de Policías por la Defensa Animal (APDA) anunciaba hace unas horas en su página de Facebook que Viriata ya tiene hogar: “Gracias a la difusión del post, una chica se interesó por ella y la pusimos en contacto con Javier. Ayer por la tarde Viriata era oficialmente adoptada por Paloma y como veis, se ha adaptado perfectamente a su nueva família”.

Comienza tu nueva vida. Que seas muy feliz, pequeña 🙂

Viriata en su nuevo hogar.

Viriata, a la izquierda, en su nuevo hogar.