Cuidado: los parásitos amenazan a tu perro en primavera

Un perro corre tras su pelota.:: FOTOLIA

Un perro corre tras su pelota.:: FOTOLIA

Garrapatas, pulgas, moscas y mosquitos, entre otros, resultan peligrosos para los canes y pueden provocar enfermedades graves en ellos

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira

La subida de las temperaturas propia de la primavera, además de invitarnos a disfrutar del buen tiempo fuera de casa, también despierta la actividad de insectos que pueden convertirse en una amenaza para perros y gatos: los parásitos. Con la llegada de la primavera aumenta la presencia de parásitos externos e internos que necesitan de otros seres vivos para alimentarse. Es decir, actúan como vectores para contagiar bacterias y virus que pueden provocar graves enfermedades para estas mascotas. 

Existen multitud de especies de parásitos, pero los más comunes se dividen en parásitos externos e internos. Según Lucía Machuca Arenas, veterinaria en el Centro Veterinario Parapequeños de Granada (Twitter: @ParapequenosCv) , los más molestos y peligros en primavera para los perros, y sus propietarios, son:

– “Entre los parásitos externos hay que extremar precauciones con pulgas, garrapatas, moscas y mosquitos.

– Parásitos internos unicelulares (como Toxoplasma gondii, Giardia ssp), gusanos planos (tenias) y gusanos redondos (nematodos)”.

Parásitos externos

Algunos de estos bichos viven sobre (o en) nuestros perros; otros sencillamente les visitan, les pican y se marchan. Estos molestos hospedadores pueden provocar desde anemias, reacciones alérgicas por su picadura, abscesos, diarreas, bajada de defensas muy severas, hasta problemas pulmonares en los canes. Además, “la mayoría son vectores de otros parásitos más pequeños o infecciones víricas y bacterianas”, añade Machuca Arenas. Los parásitos más graves son todos los que pueden transmitir enfermedades a animales y humanos (zoonosis).

pulgaLos parásitos externos más comunes –a los que dedicaremos en las próximas semanas un capítulo a cada uno en Alza la Pata– son las pulgas, garrapatas, mosquitos y moscas. “El contagio por pulgas es decisivo en la transmisión de parásitos internos del perro y del gato –explica la veterinaria– como es el caso de Dipydilium caninun, la tenia de los perros. También son vectores de las filariosis, y bartonelosis, que afecta tanto a humanos como a animales”. Aunque resulta complicado observalas, son muy pequeñas y se mueven muy rápido al detectar vibraciones en el pelaje, sus heces no tanto. Según Lucía Machuca, “suelen verse en la zona del vientre y de la garganta del perro. Son como puntos negros de menos de un milímetro y podemos cerciorarnos al mojarlas con un algodón empapado de agua oxigenada. Si dejan sombras rojizas en él, son de pulgas”.

Por su parte la garrapata, “causa con mucha frecuencia la ehrlichiosis en el perro, produciendo graves anemias y deteriorando su sistema inmune”. Y es la más peligrosa para el hombre: “En España las enfermedades contraídas por garrapatas más comunes son la fiebre botonosa y la enfermedad de Lyme”, dice la veterinaria. Pese a la tentación de quitarle al perro las garrapatas, hay que evitar retirarlas de un tirón “ya que  el aparato chupador puede quedar enganchado en la piel del perro y provocar un quiste o absceso”, advierte Machuca Arenas. “Lo ideal es impregnar un algodón en alcohol, y con unas pinzas de punta fina tirar suavemente de ellas”.

Presente hay que tener al famoso flebotomo, “el mosquito especial” (aunque parezca un mosquito, la biología de uno y otro son distintas) que transmite la temida Leishmaniosis canina, una enfermedad parasitaria que puede ser mortal para los perros. Se propaga entre los canes a través de las picaduras del flebotomo que habita en la cuenca mediterránea. Toda España es endémica menos la zona del Cantábrico. En Alza la Pata ya tratamos el tema de la Leishmaniosis (pincha aquí para ver el reportaje) y pronto daremos a conocer las novedades al respecto del grupo de investigación de la UGR ‘Leishmaniosis y otras zoonosis parasitarias’.

Parásitos internos

En cuanto a los parásitos internos, el más peligroso es el Equinococcus granulosus “responsable del quiste hidatídico en humanos, trasmitido por ingestión de huevos del parásito, que proceden de las heces del perro y del gato”, afirma Machuca Arenas. “La infección con este parásito puede ser mortal en humanos, al formar quistes de líquido llenos de parásitos en su interior, en órganos de personas infectadas”.

Síntomas

Los síntomas son muy distintos e inespecíficos, por lo que “pueden ser confundidos con otras enfermedades”, aclara la veterinaria. Por si acaso, si tu perro se rasca demasiado, de forma continua, con las patas y los dientes, incluso utiliza alfombras y sofás, puede ser que algún bicho le ande molestando. Otros signos que te pueden dar pistas es la falta de apetito, aparición de diarreas, tos, vómitos o debilidad en tu perro.

Medidas de prevención

Por supuesto, es importante mantener a nuestro perro en buenas condiciones higiénicas, que esté limpio y cepillado. También hay que cumplir con el calendario de vacunaciones y desparasitarlos con los productos que recomiende el veterinario. El mercado dispone de una gran variedad de tratamientos antiparásitarios que actúan eficazmente sobre los indeseados inquilinos de nuestras mascotas: pipetas, collares, antiparasitarios externos e internos,… La veterinaria Lucía Machuca habla a continuación de cada uno de ellos:

Pipeta. “Es una ampolla que contiene el antiparasitario en su interior. Se administra apartando el pelo, en la zona de la nuca, dónde no llegue a lamerse, sobre la piel del animal. Las pipetas se distribuyen en el cuerpo de la mascota a través de los aceites naturales de su piel, tardará un máximo 48 horas en repartirse completamente. Estos productos permanecerán principalmente en la superficie corporal. La efectividad y durabilidad dependen del producto, pero lo más común es que haya pipetas contra pulgas y garrapatas o además, las que son más completas y protegen contra el mosquito. Se recomiendan su uso una vez al mes”.

collar-scaliborCollar. “Los collares llevan el antiparasitario en el interior. Normalmente tienen mayor durabilidad que las pipetas (4, 6 u 8 meses). Mucho cuidado con cachorros o animales que lleguen a mordisquearse el collar ya que pueden intoxicarse”.

Antiparasitarios externos en comprimidos. “Son la última incorporación al mercado, destaca su rapidez de actuación (algunas hacen que mueran todos los parásitos en menos de cuatro horas) y suelen durar un mes como las pipetas. Tienen como ventaja que por mucho que se bañe a la mascota el producto no pierde acción”.

Antiparasitarios internos. “Comprimidos y ampollas, para animales que no aceptan administraciones orales. El efecto de los antiparasitarios internos depende de su concentración plasmática, es decir, solo dura unas horas y no tiene efecto preventivo. Por lo que cuando desparasitamos por dentro a nuestras mascotas, estamos acabando con lo que tenga en el momento, pero en el siguiente paseo puede volver a parasitarse. Como regla general, es necesario una desparasitación interna con cada cambio de estación”.

Lucía Machuca Arenas aconseja, además, realizarle a nuestro amigo de cuatro patas un par de análisis de parásitos anuales de heces, puesto que “aunque no veamos los parásitos, es muy común que estén”.

Será el veterinario quien te aconseje los antiparasitarios más efectivos y dónde comprarlos. “Hay productos que se venden por Internet sin ningún tipo de garantía, que pueden dar malos resultados y poner en peligro a tu mascota”, recalca la especialista.

Recuerda, ante un comportamiento extraño de tu perro, como los mencionados de rascarse en exceso, falta de apetito o debilidad, no dudes en acudir al veterinario. Puede que tu perro tenga algún molesto parásito y será mejor detectarlo a tiempo. 😉

Información relacionada

¿Cómo afecta la procesionaria a mi perro? La curiosidad canina por saber qué son esas orugas que avanzan en cabalgata, altamente urticantes, puede costarle la vida a nuestro perro.

La temida Leishmaniosis. La mal llamada “enfermedad del mosquito” afecta principalmente a los perros llegando incluso a ser mortal para ellos.

 

Responder