Dos perros abandonados en una farola de Huétor Vega tras la muerte de su dueño

Rocky y Tintín atados a la farola donde está el cartel que informa de su situación.

Rocky y Tintín atados a la farola donde está el cartel que informa de su situación.

Por unos segundos Ladridos Vagabundos no logró salvarlos de la perrera cuyos empleados llegaron a la par al lugar. Ahora la asociación lucha por sacarlos de allí donde, “si nadie lo remedia”, serán sacrificados esta semana

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira

Hace una semana dos perros de Huétor Vega (Granada), Rocky y Tintín, pasaron de tener un hogar a ser abandonados en una farola del pueblo. Por la nota que les acompañaba, al parecer su dueño falleció y el vecino que los cuidaba –su humano no contaba con familiares a los que acudir– no podía seguir haciéndose cargo de ellos, “los dejaba allí por si alguien los quería adoptar”, dice Alicia de la asociación de animales Ladridos Vagabundos de Granada. “Cuando nos avisaron, fuimos y nos encontramos con que alguien había avisado a la Policía Local y esta a su vez a la perrera de la Diputación, Delagos. Los empleados de la perrera –explica la portavoz– estaban cogiendo a los perros y les dijimos que nos los llevábamos nosotros, que habíamos llegado a la par que ellos, pero se negaron”. Ahí empezó la desesperación de Ladridos Vagabundos. 

La protectora quiere que se les entreguen los perros en acogida mientras se resuelve todo. “El tiempo corre en nuestra contra puesto que, pasados diez días, los sacrificaran si nadie los ha sacado de Delagos, para lo cual hay que pagar 70 euros por perro”. Es decir, si esta semana nadie reclama o adopta a Rocky o Tintín, probablemente los sacrifiquen.

rocky-tintin-cartelLa portavoz de este caso, Alicia, cuenta que trató el tema el jueves pasado con el funcionario que lleva ese tema en la Diputación de Granada: “Me dijo que tienen que hablar con la concejala para ver si el dueño está realmente fallecido ya que uno de los perros tiene chip, el otro no”. Y hasta hoy, 7 de julio, cinco días después no ha tenido noticias. “He ido directamente a ver a la concejala de medio ambiente de Huétor Vega. Después de dos horas, hemos conseguido que el perro que tiene chip, Rocky, nos lo cedan en custodia hasta que se resuelva si su dueño ha fallecido o no”.

Mañana (8 de julio) tiene que presentarse en el Ayuntamiento con la documentación que acredite que pertenece a Ladridos Vagabundos para poder llevarse a Rocky. “Con respecto al que no tiene chip, Tintín, se supone que nos lo van a dar el viernes, día del sacrificio, probando que somos de Ladridos”, relata Alicia que añade, desconfiada, que “esto está por ver”.

La protectora de animales granadina cree que al ser perros pequeños tendrán más facilidades para encontrarles adopción y “si puede puede ser, a los dos juntos. Parecía que estaban muy unidos, no se separaban el uno del otro, es una pena”. Pedimos que nos los den porque si nadie lo remedia en esta misma semana, el jueves o el viernes, morirán”. Una situación injusta, por unos segundos se podían haber quedado con los dos perros desde el principio.

Ladridos Vagabundos, que se encuentra en una situación delicada porque tienen que abandonar su refugio, no está sola en esto. Cuenta con la ayuda de la asociación Amigos de los Animales y con la Protectora de Fuente Vaqueros para, entre todos, encontrar un nuevo hogar a Rocky y Tintín.