Viaja con tu perro en coche de forma segura

El perro nunca debe ir suelto en el coche.

El perro nunca debe ir suelto en el coche.

La multa por llevarlo de manera inadecuada asciende hasta los 100 euros | El RACE recomienda el transportín, el arnés de doble anclaje y la rejilla divisoria como los mejores sistemas de seguridad

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira

La mitad de los conductores que tienen animales de compañía desconoce la normativa que rige el transporte de mascotas, regulación que además es escasa y ambigua. La multa por viajar con tu perro de forma inapropiada, como que vaya suelto en el coche, asciende hasta los 100 euros. En caso de accidente, a una velocidad de 50km/h, un animal multiplica su peso por 35 por lo que nunca hay que dejarlo libre en el vehículo. Tanto si se trata de un viaje largo como si te mueves por ciudad, es necesario utilizar un sistema de sujeción seguro para él. El RACE (Real Automóvil Club de España), tras realizar varios ensayos de choque, recomienda el arnés de doble anclaje, el transportín o la rejilla divisoria dependiendo de la talla o el peso del animal.

Por otra parte, la Guardia Civil se basa en el artículo 18.1 del Reglamento General de Circulación para valorar si llevas de forma correcta a tu mascota en el coche. La norma dice así:

El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos”.

Esta es la única referencia que indica la ley de tráfico respecto al transporte de mascotas. Dada la ambigüedad y la falta de una regulación más específica y estricta sobre cómo debe ir el perro en el coche, es obvio que la interpretación del agente de turno jugará su papel. Eso sí, siempre que el animal viaje en la parte trasera, que vaya en el correspondiente transportín o tenga el arnés de doble anclaje, “nunca puedes ni serás sancionado, nunca”, asegura Jaime Bahía, abogado consultado por Alza la Pata. La multa por no llevar de manera apropiada a tu perro en el coche alcanza hasta los 100 euros con libertad en ese baremo. “Para casos más graves, por ejemplo, que esté en la parte delantera del vehículo, la sanción varía entre los 200 y 400 euros”, señala Bahía.

Sistemas de retención en el vehículo para mascotas

Todavía son muchas las personas que dejan a su mascota suelta en el vehículo, situación peligrosa de cara a un posible accidente puesto que puede aumentar el riesgo de sufrir uno, así como la gravedad de sus consecuencias. Según el RACE puede:

– Aumentar la distracción del conductor.

– Interferir en la conducción al subirse encima del conductor o al afectar a los sistemas mecánicos, como pedales o cambio de marchas.

marley-una-pareja-de-tres– Un perro con la cabeza asomada por la ventana supone un riesgo para el resto de usuarios de la vía por el peligro de caída que conlleva. Recuerda sino la escena de la película ‘Una pareja de tres’ en la que Marley termina caminando por la carretera con medio cuerpo fuera del coche.

– Además de provocar daños al resto de ocupantes en caso de frenazo o impacto al salir disparado, también le pueden causar lesiones al propio perro o resultar el incidente mortal para él.

Queda claro lo imprescindible que es que nuestro amigo de cuatro patas viaje con seguridad. El RACE, tras ejecutar una serie de ensayos de choque en los que se simulaba una colisión frontal a 50 km/h, utilizando un maniquí de perro de 22 kilos de peso y otro de adulto como conductor, concluye que los sistemas de seguridad más eficaces son el transportín, el arnés de doble anclaje y la rejilla divisoria, medidas que están homologadas mediante las normas europeas ECE R17 (resistencia de los asientos) o DIN 75410-2 (sujeción de la carga en vehículos).

Según la talla o el peso del animal existen diferentes sistemas de retención para mascotas:

→ Transportín. El RACE lo califica como uno de los métodos más seguros. Para perros de tamaño pequeño y gatos, los transportines irán dentro del habitáculo, concretamente en el suelo, detrás de los asientos delanteros. Nunca se debe colocar un transportín sobre el asiento sujeto por un cinturón de seguridad, ya que las pruebas realizadas ponen de manifiesto que la caja se rompe y la mascota sale despedida a través de la pared del transportín.

En caso de disponerlo en el maletero (para perros de gran tamaño) se pondrá lo más cerca posible del respaldo y en posición transversal respecto a la dirección de la marcha, es decir, de lado.

datos-perro-coche-seguridad→ Arnés. Está indicado para perros, en especial para los que superen los 10 kilos. El animal viajará en el asiento trasero del coche, nunca delantero, y el arnés se sujeta al cinturón de seguridad del vehículo. Se recomienda usar el de doble anclaje porque en caso de colisión la hebilla del que tiene un solo enganche se rompe, el perro choca contra el respaldo del asiento, sufre lesiones graves o mortales y provoca graves lesiones al conductor en la columna.

En cambio, el de doble anclaje evita el desplazamiento hacia delante del animal, por lo tanto, no se transmite ninguna carga al conductor y tampoco sufre daños graves. Para evitar que la mascota choque contra los asientos, la correa de unión al cinturón deberá ir en corto.

No uses los correajes que se atan al collar del perro. No retienen al animal y supone un riesgo para los pasajeros.

Rejilla divisoria. Destinada para vehículos con portón trasero o familiares, que permite habilitar el maletero, y recomendada para perros de gran tamaño. Hay que tener en cuenta la estabilidad tanto de los respaldos de los asientos como del montaje de la rejilla, de modo que se optará por aquellas que van montadas desde el techo del vehículo al suelo del maletero y que cumplen las normas DIN 75410-2.

La rejilla divisoria permite a la mascota moverse libremente sin molestar al conductor, pero en caso de colisión, el animal puede sufrir lesiones muy graves. Para mayor seguridad, lo mejor para perros grandes es combinar el uso del transportín con la rejilla divisoria.

Ninguno pensamos en tener un accidente de tráfico cuando conducimos. Es una situación que ocurre por error humano o incluso por un fallo mecánico del vehículo. Al igual que tú usas el cinturón por seguridad, debes proteger a tu amigo peludo en el coche con uno de estos sistemas de retención. Tanto para un viaje largo como para el diario de una ciudad, lo esencial es la seguridad.

 

 

Responder