“Yuki tiene cáncer en la sangre y necesita un hogar estable”

Yuki necesita una casa de forma indefinida.:: ESTHER FERNÁNDEZ DELGADO

Yuki necesita una casa de forma indefinida.:: ESTHER FERNÁNDEZ DELGADO

La asociación Maullidos Invisibles de Granada busca una familia que pueda cuidar a esta gata y llevarla a sus sesiones de quimioterapia durante el tiempo que le quede de vida

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira

Yuki era una gata callejera de entre 8 y 10 años de edad. Solía merodear por la zona de Traumatología de Granada. “Cuando la vimos por primera vez en la calle hasta nos dejó cogerla en brazos y no nos conocía de nada”, recuerda Maullidos Invisibles –los amigos felinos de Ladridos Vagabundos–. La asociación había recibido varios avisos de diferentes ciudadanos en octubre de 2015 sobre esta gata enferma que necesitaba ayuda. Difundieron el caso en las redes sociales sin éxito y no pudieron rescatarla de la calle hasta el pasado mes de marzo. Maullidos lleva pocos años en activo y no tiene refugio. Dependen por completo de personas que se ofrezcan a acoger a los animales. “Cuando por fin encontramos una acogida pudimos atenderla. Sin las casas de acogida no hubiéramos podido sacar a Yuki de la calle”, asegura la asociación.

Yuki se encontraba en un estado lamentable. “Los gatos son muy fuertes y esconden sus dolencias. Hasta que no fuimos al veterinario no supimos realmente lo mal que estaba –relata Maullidos–.Tuvo que quedarse ingresada. Estaba muy desnutrida y deshidratada, tenía la boca fatal, con sangre y heridas, su analítica salió bastante mal“. Pese a todas las atenciones, Yuki empeoraba. “Se le hicieron más pruebas y finalmente hubo que operarla porque tenía infección de útero. Tuvimos que hacerle hasta una transfusión. Al menos no tiene ni inmunodeficiencia ni leucemia felinas”.

Tras la mejoría, al poco tiempo decayó: descubrieron que tiene cáncer en la sangre. “Padecía una anemia bastante grande y no había forma de que levantara cabeza. Pese a ello, Yuki siempre ha sido una gata muy feliz, cariñosa y con buen ánimo. Se le hicieron más pruebas y finalmente salió que tiene cáncer en la sangre”, explica la asociación gatuna. Este tipo de cáncer no es curable, pero con la quimioterapia y estando bien atendida puede vivir un tiempo feliz. “Quizás viva un año, dos, tres, quizás más, quizás menos, no podemos saber cuánto, pero mientras ella esté bien creemos que es dueña de ese tiempo y merece disfrutar de él rodeada de lo que más le gusta: el cariño”, clama Maullidos Invisibles.

(Vídeo: el antes y el después de Yuki)

 

Aunque padezca esta dolencia, Yuki hace una vida bastante normal. “Ella es simplemente maravillosa. Le gusta mucho comer y beber agua del grifo. Es una gata buenísima, no hace nada malo, ni da un ruido“, afirma la asociación. Solo necesita que estén pendiente de ella dada su enfermedad. Tiene sus días. “A veces tiene peor la boca, o le da diarrea, o le salen heridas en el culillo y hay que estar atentos para solucionarlo y que no vaya a más. También va cada 15 días al veterinario para revisión y darle la sesión de ‘quimio’ –señala Maullidos–. Ahora mismo está bastante estable y sus analíticas están saliendo muy bien. Sobre todo necesita atención, cariño, es una gata muy buena y afectiva”.

Por su salud, la asociación asume que no le va a salir una familia que le adopte y menos sin saber cuánto tiempo le queda de vida. Por ello piden para Yuki una casa de acogida de forma indefinida, un hogar estable que la cuide durante el tiempo que le queda y le pueda lleva a sus sesiones de ‘quimio’. Hasta la fecha ha estado dando tumbos entre diferentes casas y eso no es vida para un animal enfermo. “Actualmente no tiene casa y vive en una habitación sola casi todo el día. No podemos tenerla así mucho más tiempo, pero para ello necesitamos la ayuda de alguien de gran corazón que quiera acogerla”, pide la asociación. “Yuki no necesita tanto: una casa fija y segura, mucho amor y estar un poco pendiente de ella para controlar que está bien”.

Maullidos Invisibles no dejará sola a esa familia que decida acogerla. “La asociación se hace cargo de los gastos de Yuki gracias a donaciones de particulares y a que tiene una madrina. Además habrá voluntarios pendientes de ella para darles cualquier ayuda que necesiten”, sostienen. “Yuki puede vivir con otros animales mientras estén sanos y no la agobien mucho, solo necesita un periodo de adaptación como cualquier gato. Sobre todo pedimos a la gente que la miren, que la amen como ella ama a todas las personas que se han cruzado por su camino, siempre deseosa de recibir una caricia, un mimo. Por favor, no le den la espalda porque esté enferma o vaya a vivir menos de lo que se considera normal. El tiempo que la vida le dé merece vivirlo lo mejor que sea posible y sin duda ella va a recompensar a quien decida darle esa oportunidad”.

¿Le echas una pata? 🙂

Si quieres ayudar a Yuki puedes ponerte en contacto con Maullidos Invisibles en este email: acogidasmaullidos@gmail.com

En la página de Facebook de Maullidos puedes seguir este caso y el de otros gatos: http://www.facebook.com/ProyectoMaullidosInvisibles/

Yuki jugando.:: ESTHER FERNÁNDEZ DELGADO

Yuki jugando.:: ESTHER FERNÁNDEZ DELGADO