Los 6 requisitos para tener un perro potencialmente peligroso en Andalucía

Un American Staffordshire Terrier acompañado de un pequeño gato. :: FOTOLIA

Un American Staffordshire Terrier acompañado de un pequeño gato. :: FOTOLIA

Además del microchip y la cartilla, para tener un perro catalogado como PPP se necesitan unos cuantos requisitos más

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira

La mala fama de los perros considerados potencialmente peligrosos (PPP) les viene ya por el propio nombre. Pertenecen a esta clasificación los que, siendo de fauna salvaje, “sean empleados como animales de compañía y, con independencia de su agresividad, se encuadren en especies o razas que tengan la capacidad de poner en peligro la vida o la integridad física de las personas, de otros animales o de provocar daños relevantes en los bienes”, explican en la web de la Junta de Andalucía.

El régimen jurídico de la tenencia de animales potencialmente peligrosos surgió con el objetivo de minimizar las molestias y ataques de estos animales y delimitar su adiestramiento para peleas y otros actos agresivos. La ley de 1999 fue la primera en la materia, pero ha ido evolucionando a través de los años tanto a nivel nacional como su aplicación en las distintas Comunidades Autónomas. 

Para contar con la presencia de un perro en tu familia, por norma deben llevar su microchip, su cartilla y estar al día de todas las vacunas. En Andalucía los perros considerados como potencialmente peligrosos son:

  • PittBull Terrier
  • Staffordshire Bull Terrier
  • American Staffordshire Terrier
  • Rottweiler
  • Dogo Argentino
  • Fila Brasileiro
  • Tosa Inu
  • Akita Inu
  • Doberman

Para tener en casa a un perro de algunas de estas razas existen unos cuantos requisitos más regulados por el artículo 2 del Decreto 42/2008, del 12 de febrero. Para empezar requerirá “la previa obtención de una licencia administrativa, que será otorgada por el Ayuntamiento del municipio de residencia de quien la solicite”, tal y como reza en la web de Junta de Andalucía. Para obtener dicha licencia es necesario:

  • Ser mayor de edad.
  • No haber sido condenado por delitos de homicidio, lesiones, torturas, contra la libertad o contra la integridad moral, la libertad sexual y la salud pública, asociación con banda armada o de narcotráfico, así como no estar privado por resolución judicial del derecho a la tenencia de animales potencialmente peligrosos.
  • No haber sido sancionada en los últimos tres años por infracciones graves o muy graves con alguna de las sanciones accesorias de las previstas en el artículo 13.3 de la Ley 50/1999, de 23 de diciembre.
  • Disponer de capacidad física y aptitud psicológica para la tenencia de animales potencialmente peligrosos.
  • La superación de un curso específico sobre adiestramiento básico de perros potencialmente peligrosos, organizado por un Colegio Oficial de Veterinarios, o por Asociación para la Protección de los Animales o Federación o Asociación de Cría y Adiestramiento de perros, debidamente reconocidas, e impartido por adiestradores acreditados.
  • Suscripción de un seguro de responsabilidad civil por daños personales y materiales a terceros, ocasionados por animales potencialmente peligrosos, con una cobertura no inferior a ciento setenta y cinco mil euros (175.000 €) por siniestro.

Una vez obtenida la licencia también se requiere:

    • El DAIRA (Registro Andaluz de Identificación Animal) y la cartilla sanidad.
    • Usar correa de 1 metro: controlados con cadena o correa no extensible e irrompible, de 1 metro de longitud máxima, y adecuada para dominar en todo momento al animal. Ninguna persona podrá llevar y conducir más de un perro potencialmente peligroso simultáneamente.
    • En las vías públicas y lugares y espacios de uso público general, los perros potencialmente peligrosos llevarán bozal adecuado para su raza. 
    • Evitar zonas infantiles. 

La Junta de Andalucía también avisa de que la pérdida o sustracción del animal deberá ser denunciada por su titular, en el plazo máximo de veinticuatro horas desde que tenga conocimiento de los hechos, ante un agente de la autoridad, que instará su anotación en los Registros Central y Municipal correspondiente.

Responder