Un perro con muchas ganas de comer.
Un perro con muchas ganas de comer.

La veterinaria Marisa López Leyva ofrece recomendaciones básicas para la correcta alimentación de un can, puesto que gran parte de su salud y fortaleza dependen de ello

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira

Qué común es la escena del perro sentado a tu vera mientras cocinas o estás comiendo. Ponen la mirada más adorable que tienen de su repertorio, sueltan algún pequeño llanto porque sigues sin hacerle caso, e incluso te dan con su pata en la pierna, por si todavía no te has percatado de que están ahí. A los perros les gusta comer prácticamente de todo, sea un cacho de pan o una loncha de jamón cocido. Lo que pillen. Desean que les caiga un trozo de esa comida que olisquean de tu plato. Y eso que su cuenco de pienso está a rebosar, pero tontos no son.

Precisamente la mayoría de los veterinarios, a no ser que el animal presente un problema de salud concreto, no recomiendan alimentar a nuestro perro con comida casera. Ni mucho menos darles las sobras de nuestra comida, puesto que los perros tienen necesidades específicas y no pueden alimentarse de forma condimentada o con los mismos productos que nosotros. La salud de nuestros perros depende en gran parte de su alimentación, por ello hay que tener en cuenta una serie de factores como la edad, las dosis diarias y el tipo de comida. Marisa López Leyva, veterinaria en Granada, nos explica en esta entrevista cómo seguir una alimentación adecuada para estos bichos de cuatro patas.

– Si alguien tiene un perro con semanas de vida o pocos meses, ¿qué aconsejas?

– Lo primero es el destete, el paso de la leche de la madre a otro tipo de dieta. Esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de comprar o adoptar un animal, nunca debe ser menor de 45 días. Tras ese período, podemos ir metiendo algo de dieta blanda y sólida. Hay piensos específicos de destete que son más blandos y se pueden mojar con agua e incluso podemos probar con potitos. Antes de separar a un cachorro de su madre, debemos asegurarnos que ya come pienso sin problema.

– Tras el período de lactancia, ¿necesitan más leche a lo largo de su vida?

– Un animal adulto no tiene que beber leche. Además, la mayoría de los perros y gatos son intolerantes a la lactosa. No tienen enzimas necesarias para disolver el azúcar en la leche provocando vómitos, diarreas y otras molestias gastrointestinales. Cuando el cachorro está sin su madre, o ésta no tiene suficiente leche, podemos alimentarlos con leches comerciales formuladas para ellos.

Un perro comiendo de su cuenco.:: AP
Un perro comiendo de su cuenco.:: AP

– ¿Cuál sería la forma idónea de alimentar a un perro para que crezca bien?

– Lo aconsejable es un pienso de cachorro hasta los diez meses o el año de edad: tres veces al día hasta los seis meses, dos veces al día a partir de ahí y una vez diaria tras el primer año de vida, aunque siempre hay excepciones. Por ejemplo, con un chihuahua o yorkshire de 45 días tendremos que insistir para que coma en la mayoría de los casos, además son propensos a tener hipoglucemias, por lo que recomiendo alguna dieta más blanda y apetecible e incluso algunas vitaminas o estimulador del apetito.

Hay perros más bribones a los que habrá que controlarles la cantidad de pienso porque pueden comer sin parar, como el bulldog francés. En estos casos, mejor ceñirse a tres comidas por día, y a la cantidad diaria recomendada en cada pienso.

Con las razas grandes hay que tener especial cuidado para conseguir un crecimiento adecuado. Debemos utilizar una dieta específicamente formulada para este tipo de razas, controlar lo que comen para evitar un desarrollo rápido y desmesurado, y para evitar un cachorro obeso que aumentaría el riesgo de aparición de patologías óseas y musculares, como displasia de cadera.

– ¿Qué complicación se le puede presentar a una persona si el cachorro no quiere comer pienso?

– Que al cachorro le guste el pienso no es más que una cuestión de paciencia, intentar darle bolita a bolita, jugar a esconderlo en la mano para que el animal lo busque. Pero, por favor, lo importante es no caer en lo fácil y rápido que es abrir el ‘frigo’ y darle jamón cocido. Formular una dieta casera equilibrada en un animal es bastante complicado, por lo que utilizando un pienso de calidad nos aseguramos que sus necesidades nutricionales estén cubiertas. Hoy existen muchos problemas de obesidad, tanto en cachorros como en animales adultos, que nos llevan a encontrarnos en la clínica patologías asociadas a esa gordura.

Además, los veterinarios disponemos de dietas comerciales formuladas para distintas enfermedades -patologías renales, hepáticas, cardiacas…-, que son un instrumento imprescindible a la hora de plantear un tratamiento. Estas dietas son más aceptadas por animales acostumbrados al pienso desde cachorro.

– ¿Habría que establecer algún horario para la alimentación?

– Sí, tanto en perros adultos como cachorros se les debe dar de comer a la misma hora. En razas grandes hay que evitar que el animal coma antes de un ejercicio intenso ya que son frecuentes en este tipo de perros las torsiones de estómago que muchas veces nos pueden costar la vida del animal.

– ¿Y una serie de dosis para controlar su peso?

– Todos los piensos comerciales tienen una tabla con la cantidad diaria recomendada que varía muchísimo de una marca a otra. Esta cantidad es aproximada ya que se puede aumentar o disminuir según la actividad del animal. Una forma de determinar si el perro está recibiendo la cantidad adecuada, es observándolo cuando esté de pie. Si puedes ver un poco de cintura, entonces probablemente está perfecto. Si su cintura es extremadamente exagerada, a menos que pertenezca a la raza de los lebreles, quiere decir que está demasiado flaco y deberás aumentar la cantidad que le estás dando. Si no logras ver la cintura en absoluto, disminuye la cantidad de comida.

comida-perros

– ¿Solo y únicamente pienso? ¿Hasta qué punto es bueno o malo darle comida humana a un perro?

– Cada día surge más polémica ante esto. Hay corrientes que abogan por una alimentación con productos frescos. Como he dicho antes preparar una dieta casera equilibrada para el animal es complicado, pero si decidimos hacerla tenemos que tener en cuenta:

1.- La carne debe ser las tres quintas partes de la dieta: carne de pavo, pollo, ternera y un par de veces por semana pescado azul. Ciertos productos frescos, sobre todo carnes y vísceras, ingeridos crudos pueden infestar a los animales de parásitos intestinales.

2.- Hortalizas: una quinta parte de la dieta. Podemos utilizar zanahoria, brócoli, guisantes, espárragos…

3.- Cereales: una quinta parte de la dieta, como el arroz aunque también sirve el trigo. Los cereales se pueden alternar con huevos o derivados lácteos como el yogur.

4.- Aceite de oliva o aceite de hígado de bacalao.

Creo que la respuesta está en el término medio, en conseguir un equilibrio justo entre la dieta comercial y los aportes suplementarios a base de alimentos frescos, aportados de forma regular. Y lo más importante, consultar siempre a su veterinario ante cualquier duda 😉

INFORMACIÓN RELACIONADA: 

– Un perro, un gato, ¿cuál crees que es tu mascota?