Cajas en las que transportaban a los animales.:: GUARDIA CIVIL
Cajas en las que transportaban a los animales.:: GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil ha inspeccionado 109 establecimientos en Granada, Almería y Jaén destinados a la venta de animales | Más de la mitad ha cometido infracciones penales o administrativas

Escrito por Rocío R. Gavira y AGENCIAS | Twitter: @RocioRGavira

Este pasado 1 de febrero la Guardia Civil informaba de un suceso que ocurre con más frecuencia de la que creemos. El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA), en el marco de la operación ‘ARGOS’, ha intervenido 595 animales de compañía procedentes de la República Eslovaca que estaban siendo introducidos en España y Portugal de forma ilegal para su venta. Casi 600 vidas, 600 animales, muchos de ellos con tan solo meses de edad. Estremecedor.

La operación ‘ARGOS’, desarrollada desde el pasado mes de diciembre contra el tráfico ilegal de animales, ha inspeccionado a 21.340 animales de compañía en las 2.208 actuaciones que se han realizado en establecimientos dedicados a la venta de animales en España, según la Guardia Civil. Detrás de estos movimientos, evidentemente, hay responsables: 16 personas han sido imputadas por la venta y traslado desde países del este de Europa. Y lo han hecho, ojo, en vehículos inadecuados de los animales, falsificando pasaportes, certificados y exámenes veterinarios, y se han formulado 1.309 denuncias por infracciones penales y administrativas. Ahí es nada.

En lo que respecta a Andalucía, el SEPRONA ha realizado un total de 416 inspecciones en todas las provincias. En Granada se han llevado a cabo 50, en Almería 20, en Jaén 39, en Cádiz 44, en Sevilla 36, en Huelva 28, en Córdoba 36 y en Málaga 163, colocándose a la cabeza en la comunidad andaluza. De las investigaciones que se han ejecutado en los establecimientos de las provincias de Granada, Almería y Jaén, más de la mitad han cometido infracciones administrativas relacionadas con la licencia ambiental, el registro de núcleo zoológico y con el registro de movimiento de animales, de obligado cumplimiento para todo núcleo zoológico. En concreto, de los 50 locales registrados 32 han incurrido en las faltas citadas en Granada; en Almería 14; y en Jaén 17 comercios.

En este vídeo pueden ver la situación en la que se encontraban los animales, apilados como mercancía en jaulas y cajas:

[brightcove videoID=3147188940001 playerID=309010008001 height=310 width=640]

 

La Guardia Civil inició las investigaciones al tener conocimiento de que estos animales podrían estar siendo importados con documentación irregular. Además, fueron adquiridos a precios muy bajos, “incumpliendo las medidas sanitarias y sustituyendo, una vez en territorio español, el pasaporte que amparaba su transporte con otros documentos no válidos, llegando a falsificar su “pedigrí” en alguna ocasión”, afirma el cuerpo de seguridad. Por todo ello, el SEPRONA estableció un dispositivo de inspección, vigilancia y control contra el tráfico ilegal de animales de compañía, especialmente cachorros de perro.

De nuevo, uno de los problemas en todo este embrollo es la ignorancia. Las redes de delincuencia organizadas que actúan en este ámbito “conocen -continúa el comunicado de la Guardia Civil- las vulnerabilidades del consumidor por su desconocimiento de los trámites y requisitos para adquirir esa mascota”. Estas organizaciones aparentan tener una consolidada red de distribución con despliegue en todo el territorio nacional, aprovechando puntos de venta ya existentes.

Más de 300.000 perros y gatos son abandonados al año en España. Uno cada tres minutos. A pesar de ser una de las tasas más altas de Europa en abandono animal, nuestro país sigue siendo, además, uno de los principales receptores de animales de compañía procedentes de otros países, en especial de Eslovaquia. Esta vez han sido casi 600 animales salvados de un negocio lucrativo e ilegal. Las cifras en la operación ‘ARGOS’ son terribles, pero no se mencionan culpables con nombres y apellidos. Habrá que confiar en que quienes han incumplido, paguen, y no con multas ridículas.

Uno de los cachorros intervenidos.:: GUARDIA CIVIL
Uno de los cachorros intervenidos.:: GUARDIA CIVIL

Consejos prácticos para adquirir una mascota 

Tal y como reza en las recomendaciones de la Guardia Civil, hay que concienciarse a la hora de adquirir una mascota (perro, gato, ave, reptil, etc.), de que el animal necesita nuestra atención y precisa de unos mínimos cuidados (comida, bebida, atención permanente, …).

– Debemos adquirir nuestra mascota en un centro autorizado para la venta de animales. El comercio nos tiene que ofrecer la suficiente garantía sobre su seriedad.

– A la hora de comprar la mascota debemos solicitar información sobre su origen real, pidiendo el pasaporte sanitario que le corresponde para poder comprobar que tiene el microchip y que éste coincide con el que figura en el documento.

– Conocer las vacunas que precisa nuestra mascota, las que tiene y dónde le han sido puestas, y a la vez verificar el estado sanitario del animal por el informe correspondiente que nos dará el propio vendedor. Asimismo, hay que conocer su estado de salud, evitando igualmente que una posible enfermedad contagiosa pueda perjudicar la salud de otras mascota existente en el hogar.

– Mirar la fecha de nacimiento que figura en el pasaporte o cartilla sanitaria de nuestra mascota para saber si ha sido importado desde otro país al nuestro, debiendo tener en cuenta que este traslado no se puede hacer con cachorros de menos de tres meses de edad.

– Solicitar información sobre el tiempo de cuarentena que nuestra mascota ha estado en el comercio desde que fue importado hasta que ha sido vendido, ya que este período asegurará que el animal no esté enfermo a los pocos días de su adquisición.

– Ante la adquisición de mascotas por Internet el consumidor debe estar especialmente sensibilizado en cuanto a las garantías ofrecidas, documentación y estado de salud de la mascota. Ante un precio llamativo o muy bajo de la misma debe considerarse inicialmente un elemento de alarma de una posible estafa.

– Proceder a denunciar ante la Guardia Civil o ante cualquier cuerpo policial o reclamar en las oficinas del consumidor cualquier anomalía que detectemos en un comercio donde se vaya a adquirir una mascota.