En la protesta contra el maltrato animal del domingo, varios perros llevaron carteles como "Peso más de 20 kilos. Soy miedosa, no peligrosa".:: LOURDES ROBLES
En la protesta contra el maltrato animal del domingo, varios perros llevaron carteles como “Peso más de 20 kilos. Soy miedosa, no peligrosa”.:: LOURDES ROBLES

Una granadina escribe una carta al concejal de medioambiente en la que razona su desacuerdo con la prohibición de más tres animales por casa y que todos los perros de más de 20 kilos lleven bozal por norma

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira

El mundo perruno de Granada está preocupado. La semana pasada la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento anunciaba su propuesta para cambiar la ordenanza municipal de tenencia de animales, la cual se aprobará en el próximo pleno. Las principales medidas que destacaba el concejal Juan Antonio Mérida son la prohibición de tener más de tres animales por casa, ya sean perros o gatos, así como que todos los perros que superen los 20 kilogramos tendrán que llevar bozal, salvo los canes de los invidentes. De hecho, en la manifestación contra el maltrato animal del pasado domingo, varias personas ataviaron a sus perros grandes con carteles, rezando algunos de ellos así: “Peso más de 20 kilos. Soy miedosa, no peligrosa”. 

Los amantes de los animales de Granada no han tardado en reaccionar, puesto que consideran un “paso hacia atrás” la nueva ordenanza. En la anterior, aprobada en 2003, se lograron dos avances importantes: que los animales pudieran ser trasladados en transporte público, punto que en esta nueva ordenanza desaparece. Y prohibir la venta de animales por parte de particulares.

Dada las circunstancias, son muchos ciudadanos los que se preguntan el porqué de este cambio. El pasado 13 de febrero, una granadina, Olga Laguna Mattei, difundió a través de Facebook esta carta, la cual también hizo llegar al Partido Popular de Granada. En sus líneas razona su desacuerdo con las nuevas medidas:

Carta a D. Juan Antonio Mérida Velasco, Concejal de Medioambiente, Salud y Mantenimiento Integral de la Ciudad.

En referencia a esa nueva ordenanza municipal en relación a la tenencia y convivencia de animales de compañía que gracias a usted, el Ayuntamiento de Granada pretende aprobar, he de exponerle la siguiente cuestión: ¿Tiene esta medida un afán recaudatorio?

Si su respuesta es SÍ, por favor no siga leyendo, apruebe la medida directamente y sin mayor recapacitación. Si su respuesta es NO, lea atentamente y reflexione.

Medida para que todos los perros de más de 20kg lleven bozal

¿Usted conoce las diferentes razas de perros? ¿Sabía, por ejemplo, que un Golden Retrevier o un Labrador son de los perros más dóciles y equilibrados que existen? De hecho son los perros que se utilizan como perros guía o como perros de terapia. ¿Sabe cuánto pesa de media uno de estos perros? Ya se lo cuento yo, las hembras entre 27–35 kg, y los machos 27–40 kg. ¿Por qué han de llevar estos benditos perros un bozal? Y ejemplos como estos hay cientos, es más, los perros de tamaño suelen tener un carácter mucho más tranquilo y apacible que un perro pequeñito. ¿Por qué han de llevar bozal un perro de más de 20kg? Usted sabrá que hay una norma sobre los perros que deben llevar bozal y son los PPP (perros potencialmente peligrosos) y esta norma no se basa en tamaño, sino en carácter. ¿Qué culpa tiene un perro educado y bueno de pesar más de 20 kg para tener que llevar bozal? Podríamos proponer que las personas feas llevaran pasamontañas porque dan miedo, aunque sean santas.

Que los perros de más de 20kg lleven bozal no es una medida acorde en pro del cuidado y la atención correcta de un animal. Es una medida que atenta contra la dignidad de los perros y que sin lógica alguna está fundada tan solo por razones de sexo y raza. Si lo trasladamos a humanos, esta medida sería inconstitucional y atentaría a los derechos humanos. Pero en las sociedades avanzadas no castigamos a las personas según su sexo o raza, sino porque han cometido un delito.

Medida que limita tener tres animales en casa

¿Se supone que esta medida está dirigida al cuidado correcto de los animales? ¿Conocía usted esa práctica tan extendida de que cuando tus vecinos ven que tienes perros o gatos suelen dejarte en tu puerta camadas indeseadas y animales abandonados a sabiendas de que tú, gracias al amor a los animales y el respeto que les tienes, no los abandonarás y los cuidarás convirtiéndose en parte de tu familia? ¿A quién debería de penar su ordenanza, a quien los recoge o a quien los abandona y malcría?

¿Sabía usted que mucha de las personas que tienen varios animales en casa están acogidos o adoptados de la perrera o alguna asociación? Porque estas asociaciones están saturadas de perros abandonados y cuando tú, como voluntaria y colaboradora, crees que puedes tener a perros en tu casa, compartiendo tu sofá, intentas acoger según tus posibilidades, 1, 3 ó 5 si hace falta. ¿A quién debería de multar esta ordenanza, a quien abandona animales en verano porque en reyes pensaron que era un buen juguete para su hijo? ¿O a quienes comparten todo y se preocupan por ellos?

Cuando existan quejas de los vecinos, es cuando las instituciones deberían actuar, es más, antes de multar deberían enviar un mediador y buscar las soluciones más idóneas para el animal pero respetando siempre la convivencia vecinal. Pero si no hay problemas… ¿Por qué prohibir? ¿Lo próximo será prohibirnos el número de hijos que podemos tener?

Si yo tengo cuatro perros en mi vivienda, compartimos el sofá, los trato como si fueran mis hijos, duermen en una colchoneta y/o con una manta dentro de la casa, me preocupo por su salud, su alimentación, los educo, etc. Ahora bien, mi vecino tiene un terreno, con otros cuatro perros, que viven solos en el terreno porque él solo aparece los fines de semana, que duermen a la intemperie todos acurrucados para contrarrestar el frío, y que cuando ya no les sirven para sus propósitos (caza y/o guarda de terreno, por decir alguno) los abandona o ahorca en un árbol. ¿Cuál de estos animales vive en peores condiciones? ¿A quién debería penalizar su ordenanza?

Cuando usted quiera le invito a mi bloque, donde un vecino que habita en una de las viviendas más grandes tiene un perro de raza pequeña el cual está todo el día y toda la noche ladrando; mientras que otro vecino con dos perros de raza grande (bóxer y pastor alemán) y que viven en uno de los pisos más pequeños, no se les oye en todo el día. Al primero no se le ve nunca salir con su perro a la calle, tiene un patio de uno 20 metros cuadrados y se conforma con tener a su perro ahí. El segundo vecino saca tres y cuatro veces al día a sus perros bien atados. ¿A quién hay que premiar y a quién hay que multar? ¿Por qué los últimos deberían llevar bozal y el primero no? Al primer vecino se le ha llamado la atención reiteradas veces, pero seguimos igual. Aquí es donde el ayuntamiento debería mandar a un mediador que intentara resolver el asunto en vez de aprobar una ordenanza injusta.

¿Sabía usted que todas las asociaciones hacen un esfuerzo sobrehumano por concienciar a la ciudadanía en pro de los derechos de los animales, en contra del maltrato animal, a favor de la adopción de animales y en contra del abandono de animales y de su uso como mero juguete? ¿Sabía usted que a pesar del estado de saturación en que se encuentran sus instalaciones, única y exclusivamente dan en adopción a un animal bajo compromiso de castración y esterilización? ¿Sabía usted que siempre hay un seguimiento del animal y si se detectan malas prácticas se le quita al animal? ¿Sabía que tampoco se da en adopción a un animal que por su características no va a saber convivir donde el interesado en adoptarlo pretende? No se le da un dóberman a un señor de 80 años, ni un mastín a alguien que vive en 30m2.

¿Esta medida favorece a que siga habiendo casas de acogida? ¿Esta medida penaliza a los que crían de forma indiscriminada para luego vender sin importarles cómo acabe el animal? ¿Esta medida penaliza a los que tienen camadas indeseadas porque no se preocuparon por la esterilización y castración de su perro y luego los abandona o venden? ¿O pone más trabas a las personas que realmente se preocupan por el animal o animales que han acogido o adoptado? ¿Ha entrado alguna vez en una de estas asociaciones? Como ya le he comentado, están saturados, y es mucho mejor que los animales estén bien atendidos en hogares donde se les trata como a uno más de la familia, que hacinados en perreras esperando su destino o en las instalaciones de asociaciones donde pueden estar años hasta que alguien se fija en ellos.

¿Sabía usted que los cachorros no pueden estar con perros adultos durante los primeros meses de vida porque corren riesgo de morir? Si no puedo acoger a más de tres en mi casa hasta que puedan ser adoptados ¿Qué hago? ¿Elijo a tres para que vivan y a los otros los dejo a su suerte en la calle?

¿Por qué no se reúne con las asociaciones que trabajan día a día en beneficio de los animales y los escucha?

¿Sabía usted que la mayoría de los perros abandonados, cuando son adoptados, lo son en países como Alemania? Aquí mientras tanto los compramos, los regalamos y luego los abandonamos, o con suerte, nos enamoramos de ellos y si queremos cuidar/acoger/adoptar más de tres…..nos lo prohíbe este nuestro ayuntamiento.

¿Le preocupan las defecaciones de los perros? Sí, a mi también, pero esto es un trabajo de todos, educar desde la infancia, educar en valores y civismo, no pensar que las cosas cambiarán en dos días, hace falta paciencia. Pero también en hacer ordenanzas o propuestas en positivo, como por ejemplo la del Ayuntamiento de Ronda, cuyo mensaje lanzado a sus ciudadanos es: “Por una Ronda más limpia, ¡Entre todos podemos!”.

Tenemos (todos) que Educar más y Prohibir menos: “La Educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo” (Nelson Mandela).

Llegados a este punto, le propongo lo siguiente:

– Reunirse con asociaciones animalistas si es que de verdad le interesa el bienestar animal.

– Realizar una ordenanza que persiga a las personas que malcrían, maltratan, maleducan (permiten defecaciones y agresiones) a sus perros.

– Promover la acogida y la adopción de animales siempre con los requisitos de buenas prácticas que ya acuñan los animalistas.

– ¿Quiere que esta sociedad granadina sea premiada por su civismo, por su respeto y por su convivencia? Pues además de lo anterior le contaré que en otros países, EEUU, Reino Unido, Alemania,… países que con sus defectos, también tienen otros valores que merecen la pena ser importados, se expende un certificado de Buen Ciudadano Canino a todos aquellos perros que pasan un examen estricto de obediencia y buen comportamiento. Este examen no es ninguna nimiedad, es una prueba muy exhaustiva y meticulosa que se realiza delante de unos jueces especialmente preparados. La educación de estos perros para poder ser certificados como Buen Ciudadano Canino es similar a la que recibiría un buen perro guía y la ventaja de este certificado es que le acredita para poder entrar en locales y sitios donde ahora mismo no le es permitida la entrada en nuestro país. El Buen Ciudadano Canino certifica al perro y asegura a la sociedad que este animal esta educado y sabe comportarse de forma cívica y respetuosa (incluyendo sus defecaciones).

– ¿Quiere avanzar en ciudadanía, civismo y respeto? Apueste por este certificado, sea el precursor en España, promueva el buen nombre de nuestra ciudad, y recompense a los dueños que apuestan por este certificado y educan a sus perros de la manera correcta, cívica y respetuosa hacia los demás.

– En resumen, le propongo que la ordenanza sea hecha desde el conocimiento que le pueden aportar muchas asociaciones con su trabajo diario y su preocupación por la buena convivencia entre animales y personas.

– Le propongo que sea consciente de que el número de mascotas que cada ciudadano puede tener en su vivienda no es proporcional al malestar de sus vecinos ni del trato que se les esté dando a los animales, y por lo tanto es una medida que debería estar supeditada al buen comportamiento y la buena convivencia, no al número. Calidad versus Cantidad.

– Se acepta que las personas que no respetan unas normas de civismo mínimas (como no recoger las defecaciones) sean multadas.

– Le propongo informarse por los Certificados de Buen Ciudadano Canino y por las condiciones bajo las cuales se cohabita (humanos y animales) en otras sociedades y que se premia a aquellos animales cuyos dueños han sido responsables y se han preocupado por una educación exhaustiva en respeto y buena ciudadanía. Vaya usted por delante de los que le rodean y haga que la ciudadanía avance.

– Y le propongo seguir luchando y no desistir en la educación de todos los ciudadanos sobre todo de las generaciones venideras de forma que cada vez sean más los ciudadanos que se suman a la balanza del buen comportamiento canino y menos los que atentan contra los derechos de los demás.

Atentamente,

Una ciudadana granadina.

 

Cuatro días después, el 17 de febrero, Olga recibió respuesta por parte del concejal de medioambiente:

Estimado/a Sr./Sra.:

En primer lugar deseo agradecerle su participación a través de este medio, lo que nos permite conocer su opinión de forma directa.

En relación con la cuestión objeto de su correo sí me gustaría hacerle algunas consideraciones, partiendo de la base que no existe afán recaudatorio en las actuaciones que realizamos sobe esta materia.

El proceso de modificación de la Ordenanza no pretende sino actualizar un texto del año 2003 que se había quedado desfasado respecto a la nueva normativa que ha aparecido posteriormente en materia de tenencia de animales.

Ello quiere decir que las inclusiones que se realizan vienen derivadas de normativa de carácter superior que estamos obligados a cumplir.

En concreto, uno de los aspectos que cita, la obligatoriedad de que los perros de más de 20 kg deban salir a la calle con bozal, no es una incorporación que haya hecho este Ayuntamiento. El texto viene recogido en la Ley 11/2003, de 24 de noviembre, de Protección de los Animales, aprobada por la Junta de Andalucía y publicada en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía número 237 del 10 de diciembre de ese año, con el siguiente texto (página 25.826):

“Artículo 12. Circulación por espacios públicos.

1. Los animales sólo podrán acceder a las vías y espacios públicos cuando sean conducidos por sus poseedores y no constituyan un peligro para los transeúntes u otros animales.

2. Todos los perros irán sujetos por una correa y provistos de la correspondiente identificación.

Los de más de 20 kilogramos deberán circular provistos de bozal, de correa resistente y no extensible y conducidos por personas mayores de edad, en las condiciones que reglamentariamente se determinen. (…)”

perro

Por tanto, en esta cuestión sólo nos limitamos a transcribir el texto de una obligación que es aplicable a todos los andaluces por mandato de la Junta de Andalucía. Es por lo que sus opiniones sobre este tema tendrá que remitirlas a la Consejería de Presidencia de la Junta de Andalucía que es la que, en su momento, propuso la Ley.

En relación con el otro aspecto que cita, la limitación de la tenencia de animales en las viviendas, tampoco es una novedad en el texto de la ordenanza que se tramita. Ya en la primera ordenanza que elaboró este Ayuntamiento en 1996 se incluía esta precisión. Además, en la modificación que se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia número 15, del 21 de enero de 2003, a propuesta de Izquierda Unida (D. Baltasar Garzón) en el seno del tripartito –PSOE, IU, PA- que gobernó la ciudad de 1999 a 2003, en su artículo 24 (página 47 del citado BOP), se puede encontrar el mismo texto, que le transcribo: “En cualquier caso se entenderá que la existencia de mas de tres -perros o gatos- en una vivienda, tendrá la consideración de centro de alojamiento animal, salvo que se disponga lo contrario en el informe motivado, que a tal fin emitirán los Servicios Veterinarios Municipales”. Parece claro que hasta ahora, en los últimos 17 años, esta concreción no ha sido una limitación para el disfrute de nuestras mascotas. Sí es cierto que en algunas ocasiones se ha detectado la existencia de propietarios poco responsables, entre los que seguro usted no se encuentra, que han mantenido animales en sus casas sin las adecuadas condiciones y generando molestias a los vecinos. Solo en esos caso, que has sido muy pocos, ha sido de utilidad esta disposición. Como bien dice el articulado esta limitación esta subordinada a la emisión de informe por parte de los Servicios Veterinarios que, como expertos en la materia, valoran si la existencia de más de tres perros o gatos en una vivienda constituye un riesgo para ellos o un foco de molestias para sus convecinos. Criterios como la edad de los animales, sus necesidades etológicas, el espacio del que disponen u otros, son los determinantes que pueden modificar el criterio de catalogación. Insisto, hasta ahora esta reserva normativa nos ha permitido evitar situaciones de concentraciones de animales en viviendas (que han llegado hasta los 15 o 20 en pocos metros cuadrados) que no suponían unas garantías para el bienestar animal y la convivencia ciudadana.

No obstante, cuando se abra el plazo de información pública, le animo a que presente cuantas alegaciones estime oportunas tendentes a aportar una mejora del régimen de convivencia entre los animales domésticos y los ciudadanos.

Desde el Ayuntamiento trabajamos para una tenencia responsable de nuestros animales, aplicando las normas de bienestar y protección animal, así como las necesarias para el respeto al resto de los ciudadanos. Hemos realizado campañas informativas en colaboración con el Colegio de Veterinarios y con la empresa Inagra para recordar las obligaciones que implican una tenencia responsables de nuestros animales, en aspectos como la identificación, la salud o la limpieza de la vía pública. Solo acudimos a la denuncia cuando detectamos propietarios que no respetan las normas que todos debemos de cumplir y solo con ánimo disuasorio.

Asimismo, apostamos por la adopción tal y como reflejan los datos de nuestro servicio de recogida de animales. A título de ejemplo le informo que el año pasado se adoptaron más del 75 % de los animales recogidos y susceptibles de ser acogidos.

En resumen, el nuevo texto actualiza conforme a la normativa de la Junta de Andalucía, que es de obligado cumplimiento en nuestra Autonomía, las exigencias para la tenencia responsable de animales que, estoy seguro, no son objeto de preocupación para los propietarios de mascotas que, como usted, demuestran una sensibilidad y responsabilidad que permiten que recibamos todo lo bueno que nuestros animales domésticos nos aportan.

Muchas gracias por su atención.

Juan Antonio Mérida Velasco

Tte. Alcalde Delegado de Medio Ambiente, Salud y Mantenimiento

El debate está servido.