Rei, el primer perro que consiguió adopción gracias a este proyecto.
Rei, el primer perro que consiguió adopción gracias a este proyecto.

Una agente del CNP (Cuerpo Nacional de Policía) crea un proyecto para buscar familia a estos canes tras servir durante años en las fuerzas y cuerpos de seguridad

Escrito por Rocío R. Gavira | Twitter: @RocioRGavira

Un pastor alemán, de precioso pelaje, sentado de tal forma que hace gala de su buen porte, educado y entrenado para actuar bajo las indicaciones de su guía. Probablemente esa sea la imagen que evoque nuestra mente cuando hablamos de un perro policía. Están especializados en la detección de drogas, de explosivos o en salvar a personas. Los hemos visto fieles a ‘su’ agente de la Guardia Civil o de la Policía, nacional o local. Pero, ¿qué sabemos de ellos? ¿Qué ocurre con un perro policía cuando se jubila? 

Esa misma pregunta se hizo María Isabel Monteagudo, agente del CNP (Cuerpo Nacional de Policía) en Alicante, tras conocer en 2013 la historia de Ajax, el perro de la Guardia Civil que recibió una medalla al final de su vida por evitar una matanza de ETA en 2009 al detectar una bomba en un coche en Palma de Mallorca. Ajax pasó los últimos días de su vida en semilibertad en el Lobo Park de Antequera. “No concebía cómo podía acabar así un gran héroe, un compañero de la Guardia Civil, peludo y perro, pero Guardia Civil”, afirma la agente del CNP.

Esa espina se le quedó clavada a María Isabel y la idea de hacer algo por ellos no se le iba de la cabeza. En enero de 2015 esa inquietud se convirtió en el proyecto ‘Perros policía jubilados’, una plataforma –y página de Facebook– para buscarles un hogar a estos agentes peludos. Una forma de darles el merecido premio tras una década de servicio, la jubilación; y también una manera de preocuparse por el perro de la tercera edad.

— ¿Cómo nace ‘Perros policía jubilados’? 

– Me puse en contacto con unos compañeros de la Unidad Canina. Una vez supe de los problemas que tenían para darlos en adopción con esas edades, de los 8 años en adelante, decidí ponerme rápidamente a la acción. La mejor y la primera opción es que se lo queden los propios guías de los perros, pero muchas veces no pueden.

También ayudo a encontrar al guía que necesite jubilar a su perro otro cachorro con un apartado que se llama “sos jubilación”. Desde que inicié mi proyecto y conseguí las mejores familias para los perros de unos guías, éstos ya no tienen miedo a dejarlos. Mi iniciativa es pionera en España y cuenta con los guías para elegir a las familias, realizan los trámites necesarios para la adopción, les entregan los perros y después siempre saben de su compañero peludo.

— ¿A qué edad comienza a trabajar un perro policía? ¿Cuál es su edad de jubilación? 

– Un perro comienza a iniciarse en el juego a partir de los 2-3 meses de edad. Cuando el guía hace el curso se le asignan dos perros de la misma edad que se jubilan también al unísono y les vuelven a reemplazar a los perros. A partir de los 8-9 años es cuando deberían jubilarlos, pero se encontraban con la dificultad de donarlos y les alargaban un par de años más el servicio.

logo-perros-policia-jubilados

— Este tipo de perros son animales entrenados para un fin, destinados a un determinado trabajo. Ahora, tras años de servicio, se van con una familia normal y corriente, no tienen que salvar personas ni buscar drogas o explosivos. ¿Cómo repercute la nueva vida en el propio perro y en la familia que le adopte?

– He creado lazos de amistad con los adoptantes, están encantados. Los perros se acostumbran enseguida a la nueva vida, aunque siempre se nota que son policías. Lo olisquean todo y cuando se sientan muchas veces parece que están en una exhibición, con su pose de “aquí estoy”.

La gente que adopte a este tipo de perros tiene un compromiso con él. Son sus últimos años de vida y tiene que disfrutar. Normalmente las familias que adoptan estos canes son de otra pasta, jamás imaginé cuando inicié esto que conocería a personas tan especiales como todas y cada una de los adoptantes. La nueva familia siempre está en contacto con el guía del perro, al cual puede llamar ante cualquier duda.

Al principio es normal que echen de menos a sus compañeros humanos: se levantan por la noche, recorren la casa, se vuelven a acostar. En algún caso lloran un poco, pero si no se les hace caso, se callan enseguida. Se adaptan en menos de una semana, como cualquier otro perro.

— Desde que comenzara el proyecto, ¿cuántos perros han sido adoptados hasta la fecha? 

– El proyecto nació en enero y hasta entonces no había nada en España. Enseguida se volcaron los fans de la página en difundir los casos y gracias a eso ya van cinco perros adoptados.

Primero apareció Rei. Pedro, su binomio humano, me lo confió con ciertas reservas. Me dijo que era muy especial para él y que no lo llevara muy lejos de Valladolid. Conocimos a una familia de Madrid y supimos que Rei era para ellos. Pedro no dudó ni un segundo, quedó encantado y hoy por hoy sigue en contacto con ellos. Siempre le están invitando a que pase a ver al perro.

El segundo fue Roni. Cuando me mandaron su foto, sencillamente no lo vi. Su raza y su color negro hacen que si no se es un experto fotógrafo solo se vea una sombra. Pensé que costaría mucho donarlo, pero no tardó en aparecer Julio, que se enamoró de él pese a estar buscando durante meses un husky siberiano. Roni lleva al límite a Julio que me manda las fotos del podrómetro después de andar 30 km, nadar en un río,… Y todavía cuando llega a casa no quiere entrar al portal y se va él solo al parque pidiendo más.

 

Roni está en Alzira. Es un tigre de Malasia.
Roni está en Alzira. Es un tigre de Malasia.

 

Zar se fue para La Coruña con su nueva dueña, la cual me manda fotos de sus andanzas todos los días. Es un amante de los paseos y los baños en cualquier sitio que haya agua. Paula está muy feliz con él y lo transmite.

Zar está en La Coruña en compañía de Paula.
Zar está en La Coruña en compañía de Paula.

 

Resso necesitaba calor, playa,… y resultó que encajaba perfectamente en el perfil de la familia gaditana con la que está, en una casa grande, con niños, con la compañía de una perra de 5 años que lo adora, a 100 metros del mar y con personas que ya tuvieron un perro viejo y saben perfectamente como cuidarle.

Vive en Cádiz a 100 metros del mar con una familia maravillosa y  una perrita de 5 años que le adora.
Resso feliz en la playa.

 

Boss, un border collie,  ha aparecido el último y ha sido la bomba. Lo jubilan por actitud, ya que se aburría tremendamente con los entrenamientos de búsqueda de explosivos. Aprendía a la primera y a la segunda se tumbaba, bostezaba y se dormía. Me llamó la atención un mensaje de una mujer. Decidí llamarla. Ella se enamoró de la cara de ese policía tan especial, además buscaba justamente esa raza para entrenarlo para competir en Agility. Llamé al guía para informarle y enseguida se pusieron en contacto. El nuevo hogar de Boss está ahora en Zaragoza.

 

Boss con su peculiar traje de "superperro". En cuanto se lo ponen, se transforma. Él mismo lo busca para dárselo a su ama.
Boss con su peculiar traje de “superperro”. En cuanto se lo ponen, se transforma. Él mismo lo busca para dárselo a su ama.

 

Parece que cada perro de esta página de Facebook tenga su ángel de la guarda y se han ido con las familias que encajan perfectamente.

— ¿Cuál es el proceso para la adopción?

– Una vez tengo las fotos y los datos las subo a la página de Facebook. Los fans de la página me ayudan a difundirlo y cuando una persona le da el flechazo por un perro, me escribe y le mando un formulario de adopción que paso al guía. Si el guía cree que es adecuado, llamo al interesado y le comunico que el guía se pondrá en contacto con él. Hablan entre ellos y si el guía llega al convencimiento de que son compatibles, van a recoger al perro. Ahí comienza la aventura y la nueva vida del perro jubilado.

Más información

— Conoce la página de Facebook de ‘Perros policía jubilados’ (pincha aquí).

— Galería de imágenes de los cinco perros que han conseguido familia hasta ahora.